Adiós a la privacidad de Internet en Estados Unidos.

Hace una semana, la Cámara de Representantes de Estados Unidos votó para revocar una serie de leyes emitidas durante el gobierno de Barack Obama, que impedían que las compañías proveedoras de internet (ISP) vendieran los datos e historial de navegación de sus usuarios sin su explícito consentimiento. Lo único que impedía que este duro golpe a la privacidad de los estadounidenses se hiciera realidad era que el presidente Donald Trum no la firmara… pero eso no pasó.

Trump firmó ayer la resolución y ahora los proveedores no necesitan el permiso de los usuarios para compartir su información. Por ejemplo, ahora las empresas pueden recopilar datos sobre las páginas que el público visita y vender esa información a las empresas de marketing, para la utilicen en cosas como la segmentación de comerciales.

La norma de Obama también pedía a las empresas a tomar medidas “razonables” con el fin de mantener la información a salvo de hackers y notificar a sus clientes en caso de fallas en la seguridad. Pero ahora tampoco es obligatorio hacerlo.

Los consumidores pueden pedirle a la operadora que no toque sus datos de navegación; pero sin una ley federal que los proteja, si su ISP terminara compartiendo esos datos, será difícil que las sanciones lleguen a las empresas.

Aunque no todo está perdido, hay compañías que están comprometidas con sus usuarios y se negaran a caer en este juego. Una de esas empresas, aunque suene a broma, es PornHub, el sitio de porno más visitado en la red, que recientemente anunció que cifrarán los datos de sus usuarios para que nos les puedan dar un uso comercial. Ojalá pronto más sitios sigan su ejemplo y alcen la mano en pro de la privacidad.

vía The Verge

temas