¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Trivago mintió a usuarios sobre tarifas durante años para que contrataran a sus clientes

Tribunal australiano afirmó que la aplicación mintió a sus clientes desde al menos diciembre de 2016.
(rtve)

El Tribunal Federal de Australia determinó que el servicio de comparación de alojamientos de hoteles, Trivago, violó la Ley del Consumidor de ese país al utilizar un algoritmo en su plataforma que daba preferencia en las búsquedas a los hoteles que pagaban a la compañía alemana una tarifa más alta, aunque sus tarifas no fueran las mejores para sus consumidores. En resumen, Trivago engañó a sus clientes para que aceptarán tarifas más altas y ocultó las más bajas.

La Comisión de Competencia de Australia (ACCC), afirma que Trivago realizó esta práctica desde al menos diciembre de 2016 en su aplicación y sitio web. “Las clasificaciones de tarifas de habitaciones de hotel de Trivago se basaron principalmente en qué sitios de reserva de hoteles en línea estaban dispuestos a pagarle más a Trivago“, dijo el presidente de ACCC, Rod Sims.

Trivago ponía las ofertas de hoteles (que le pagaban más tarifa por click) en la parte superior de su web afirmando que “era la más barata disponible o tenía alguna otra característica adicional que la convertía” a pesar de que no fuera real.

El tribunal también encontró que las comparaciones de tarifas de habitaciones de hotel de Trivago que usaban precios tachados o texto resaltado en diferentes colores les daban a los consumidores una falsa impresión de que estaban ahorrando porque, en realidad, Trivago estaba comparando una oferta de una habitación estándar con una oferta por un Habitación de lujo en el mismo hotel.

El Tribunal también determinó que, al menos hasta el 2 de julio de 2018, Trivago engañó a los consumidores para que creyeran que el sitio web proporcionaba una comparación de precios imparcial, objetiva y transparente para las tarifas de las habitaciones de hotel.

“Esta decisión envía un mensaje contundente a los sitios web de comparación y a los motores de búsqueda de que, si la clasificación u orden de los resultados se basa o está influenciada por la publicidad, deben ser francos y claros con los consumidores sobre esto para que los consumidores no se engañen”, expresó Sims.

La ACCC ha solicitado órdenes de sanciones, declaraciones, requerimientos y costos por “millones de dólares”