Las actualizaciones Word Lens y el Modo de conversación para el Traductor de Google son un paso decisivo para romper las barreras del idioma.

A pesar de que en los últimos años se ha señalado con insistencia el acceso universal a la información, aún quedan muchos obstáculos para hacer de esta meta una realidad tangible. La barrera del lenguaje es uno de esos obstáculos difíciles de superar en un mundo cada día más globalizado y con menos espacio para la incomprensión entre culturas.

Quizá sea Google la empresa que más decididamente ha asumido el reto de romper las barreras lingüísticas. Su traductor y sus diversas funciones cada día nos acercan más a un mundo mejor conectado. Y es que en nuestro tiempo es evidente que el traductor de páginas web no es suficiente.

Ahora, una nueva actualización para la app del Traductor de Google llega con varias mejoras que quizás parezcan simples, pero mientras más pensamos en ellas, más nos muestran sus increíbles posibilidades.

Word Lens

Google-Translate
La función de World Lens traduce texto en tiempo real, incluso sin conexión a Internet

Word Lens actualiza la función de traducción con fotografías. Como muchos ya sabrán, actualmente el Traductor de Google nos permite tomar la foto de un letrero en la calle o un texto y nos arroja la traducción de manera casi instantánea. La nueva función no requiere que la fotografía se tome, es decir, traduce de manera automática sobre la imagen a través de la cámara de nuestro celular. De manera que si estamos confundidos, por ejemplo, con el cartel de un aeropuerto inglés, Word Lens nos dará la traducción inmediata sobre la imagen, con el mismo fondo y el mismo color de las letras.

Claro que si estamos en el extranjero, difícilmente contaremos con un plan de datos que nos permita acceder a Internet, por eso esta nueva función trabaja offline. Por el momento, sólo está disponible de inglés a francés, alemán, italiano, portugués, ruso, español; y viceversa. Sin embargo, Barak Turovsky, director de producto de Google Translate, con quien pudimos conversar en las oficinas de Google México, aseguró que ahora mismo el equipo detrás de Word Lens trabaja para hacerlo compatible con otros caracteres no latinos.

Esta actualización es producto de la compra de Google de la aplicación de realidad aumentada también llamada Word Lens. En efecto, la empresa detrás de esta aplicación, Quest Visual, pasó a formar parte del conglomerado G desde mayo del año pasado. En principio, se especulaba que se la función se integraría únicamente en los Google Glass, pero por fortuna también se incluyó en el Google Translate para móviles.

La nueva función hace más ágil el reconocimiento de lo que nos rodea en un país con una lengua diferente a la nuestra. La vieja función nos permitía ubicarnos con letreros específicos, pero ahora podemos navegar mejor por la red de transporte público, por un menú o por cualquier documento impreso.

Modo de Conversación

Con el Modo de conversación ya no será problema comunicarte con taxista que no hablan tu idioma. Foto: Robert De Niro en Taxi Driver
Con el Modo de Conversación ya no será problema comunicarte con taxista que no hablan tu idioma (foto: Robert De Niro en Taxi Driver)

Que el Traductor de Google traduzca inmediatamente una frase que decimos es una función ya conocida. No obstante, era difícil mantener una conversación de este modo, pues había que hacer ajustes de configuración por cada respuesta que recibimos y por cada frase que nosotros emitimos.

El nuevo Modo de Conversación rompe estas limitantes y nos permite mantener una plática en tiempo real con personas que no hablan nuestro idioma. Disponible para 38 lenguas diferentes (incluido el español, claro está), esta nueva característica consiste en la detección automática del idioma en que se habla.

De manera que si nosotros vamos a tomar un café con una persona que solo habla ruso, podremos configurar la aplicación en modo “español-ruso”, dejar nuestro celular en la mesa y pasar horas hablando sin tener que reconfigurar nada. Aunque al principio es raro tener una máquina de intermediario, pronto dejamos de notar la diferencia. Adicionalmente, podremos bajar un idioma específico si es que vamos a viajar, de manera que podríamos tener esta función también offline.

Todo esto suena bastante bien si mantenemos una conversación con un taxista o con el dependiente de una tienda; ¿pero qué ocurre con conversaciones más complejas? Para el caso del español, que se encuentra enormemente extendido por el mundo, existen diferencias en la forma de hablar que sin duda serán difíciles de traducir. No es lo mismo “ser un rata” en el castellano de México que en el de España, por poner sólo un ejemplo.

Para zanjar este problema, la documentación que se toma en cuenta no es sólo escrita, sino que Google ha comenzado una enorme campaña para recoger la lengua hablada en distintos países. Turovsky nos puso el ejemplo de Kazajistán. No existen muchos documentos en línea que estén en kazajo, por lo que desde julio del año pasado la compañía se puso en contacto con el gobierno de aquel país para recoger literalmente las palabras de la gente. Incluso hubo una conferencia de prensa en la que el presidente trataba de animar a los ciudadanos que hablaran inglés a colaborar con la gran G.

Así como podemos ver las camionetas de Google recorrer el mundo para construir Google Maps, así veremos a sus emisarios recogiendo millones de palabras y giros idiomáticos para construir el futuro del Google Translate. Con ello, tendremos acceso a mejores traducciones en conversaciones largas, llenas de frases peculiares o traducciones inmediatas de la letra de una canción.

Pequeños cambios que hacen una gran diferencia

Con Word Lens transitar por el transporte público alrededor del mundo ya no será un problema. Foto: Metro de París, Wikimedia Commons
Con Word Lens transitar por el transporte público alrededor del mundo ya no será un problema (foto: Wikimedia Commons)

La palabra clave tanto para Word Lens como para el Modo de conversación es “agilidad”. Como decíamos, a primera vista parecen mejoras mínimas, pero el aporte que hacen es enorme. La “agilidad” que nos permiten ambas funciones nos da mayor libertad de movimiento y mayor facilidad para conducirnos en un país extranjero. Con ello, no sólo nos moveremos mejor, sino que tendremos acceso a culturas distintas sin que necesariamente tengamos que aprender el idioma.

Ambas funciones trabajan de manera aceptable, y con el tiempo tendremos un rendimiento óptimo. Podemos disfrutar de Word Lens y el Modo de Conversación desde este momento, y no sólo para Android. A partir de hoy, el Traductor de Google con todas sus funciones también estará disponible para iOS. Seguro que los más de 500 millones de usuarios de la aplicación estarán más que complacidos.

Con estos pequeños pero significativos pasos, el acceso universal a la información parece una meta asequible para el futuro.

fuente Traductor de Google

temas