El smartwatch ya es el tercer proyecto más exitosos en la historia de Kickstarter, y todavía le faltan muchos días para seguir juntando dinero.

En 2011 el ingeniero en sistemas Eric Migicovsky buscaba que alguna compañía tecnológica se interesara en financiar una loca idea de un reloj inteligente diseñado por él mismo. Después de tocar decenas de puertas y en todas recibir negativas, Migicovsky se dio cuenta que sería muy complicado encontrar alguien que confiara en su producto, por lo que decidió probar suerte por su cuenta.

Juntando sus ahorros fundó su propia compañía, Pebble Technology, y subió su idea a una naciente plataforma de financiación colectivo: Kickstarter. Poniéndose como meta reunir la cantidad de 100,000 dólares, Migicovsky terminó la campaña con 10 millones de dólares, implantando una marca para Kickstarter en ese momento y logrando volver redituable a su pequeña compañía. A partir de entonces las empresas grandes se dieron cuenta de que el mercado de los dispositivos vestibles era más grande de lo que se creía, y comenzaron a desarrollar sus propias versiones de relojes inteligentes.

eric-migicovsky
Eric Migicovsky

Migicovsky presentó ayer su nuevo producto, Pebble Time, un smartwatch con pantalla de tinta electrónica a color, que diferencia de los productos rivales, gasta un mínimo de energía, logrando mantener su pantalla encendida todo el tiempo hasta por siete días sin necesidad de recargarse. Además, el dispositivo funciona con un sistema operativo propio que contará con 65,000 aplicaciones disponibles al momento de su lanzamiento.

El fundador de la compañía volvió a repetir la historia de su producto original, apelando al interés de los seguidores de la marca por un producto funcional y diferente al resto de los relojes similares. A pesar de que Pebble no cuenta con los recursos de otras empresas, en cuanto se supo que la nueva versión del reloj estaría disponible en Kickstarter se creó un furor que se pudo apreciar desde el momento mismo en que se pudo apartar uno de los nuevos dispositivos.

Durante la primera hora en la que el proyecto aterrizó en la plataforma de crowdfunding, se podía ver cómo el contador del dinero cambiaba con rapidez cada segundo. Prueba de lo anterior es que la meta inicial de medio millón de dólares fue superada en tan sólo 17 minutos; en menos de media hora la compañía ya había alcanzado el millón de dólares, consiguiendo batir una nueva marca en Kickstarter.

En sus primeras 24 horas Pebble Time logró recaudar más de 8 millones de dólares, una cifra muy cercana a la recaudación final de su primera campaña en Kickstarter (10 millones de dólares), o a otros famosos proyectos como la consola Ouya (8.5 millones de dólares) y Exploding Kittens (8.7 millones de dólares). Actualmente es la hielera Coolest Cooler la que posee el récord de mayor cantidad de fondos obtenidos a través de la plataforma, con 13 millones de dólares. ¿Quién iba a pensar que un proyecto rechazado por múltiples empresas podría ser el fenómeno tecnológico del momento?

fuente Kickstarter (Twitter)

temas