La compañía afirma que las redes 3G y 4G no son vulnerables a este tipo de ataques.

Según reportes publicados la semana pasada, la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de Estados Unidos en conjunto con el Cuartel General de Comunicaciones (CGQH) del Reino Unido, fueron responsables de una operación secreta para hackear millones de tarjetas SIM de Gemalto, uno de los mayores fabricantes de esta tecnología a nivel mundial. La información fue publicada gracias a documentos proporcionados por el mismo Edward Snowden.

En respuesta a esto, el fabricante alemán dio a conocer un comunicado a través de su sitio web, donde señala que luego de realizar una investigación interna, tienen razones para creer que efectivamente las agencias de seguridad fueron autoras del ataque cibernético. La compañía confirmó haber detectado que los sofisticados ataques que tuvieron lugar entre 2010 y 2011, coincidiendo con la información de los documentos. También reportó que estos ataques no fueron la base de una importante filtración de información, y en dado caso de que así haya sido, esto sólo habría afectado a las redes 2G. Pues las comunicaciones 3G y 4G cuentan con medidas alternativas de seguridad.

Gemalto, que tiene presencia en más de 85 países, afirmó que ningún otro producto fue afectado por los ataques. Además, aseguran que otros fabricantes también fueron afectados, ya que ellos no han trabajado con ciertos operadores ni operan en algunos de los países que se mencionan en los documentos filtrados.

vía Mashable

fuente Gemalto

temas