Otros servicios de streaming apenas comienzan a tener presencia.

La guerra entre los servicios de video en streaming en nuestro país no existe, ya está ganada. De acuerdo con la consultoría The Competitive Intelligence Unit (CIU), el dominio de uno de los contendientes es tan grande que prácticamente controla el grueso del mercado en nuestro país. Sin embargo, eso no es impedimento para que otros servicios comiencen a crecer, y con el tiempo podrían ser una opción que plante cara al gigante rojo del streaming, pero no en el corto plazo.

Para nadie debe ser una sorpresa descubrir que Netflix se impone sobre toda la oferta de plataformas Over The Top (OTT) que existe en nuestro país, abarcando el 70.1% del mercado. La cifra no es poca cosa, sobre todo porque equivale a un ligero crecimiento de su dominio en nuestro país. En la anterior medición de CIU, realizada a mediados de año, Netflix tenía el 68.9% de los usuarios de servicios OTT, lo que significa que creció 1.2%.

Un dato interesante es que Blim, la plataforma de streaming de Televisa, se impone a Claro Video y le arrebata el segundo lugar en el mercado a tan sólo 9 meses de su lanzamiento. Sin embargo, su presencia sigue siendo pequeña en comparación con Netflix. Actualmente Blim controla el 17.5% del mercado, un número positivo si tomamos en cuenta que en mayo únicamente contaba con el 1.5% de usuarios.

Claro Video es la mayor perdedora en el análisis de CIU, debido a que en medio año pasó de contar con el 28.7% del mercado, a solamente el 9.3%. El resto de los servicios OTT tienen porcentajes minúsculos:  Mubi 1%, Fox Play 0.7%, HBO Go 0.7%, y YouTube Red 0.7%.

A pesar de que existe un claro ganador en el mercado mexicano, éste sigue aumentando su base de usuarios. ¿Será entonces buen momento para que los servicios de otras grandes compañías como Hulu o Amazon Prime Instant Video lleguen a nuestro país?

Si eso ocurre, Blim tendrá que apostar por contenidos originales de alta calidad si quiere sobrevivir… o finalmente apostar a la nostalgia con sus miles de horas de programas que ya forman parte de la cultura popular de México, como La Carabina de Ambrosio, ¿Qué nos pasa?, Cachún Cachún Ra Ra, Ensalada de Locos, ¿Y usted… qué opina? con Nino Canún, El festival de la OTI o el festival Juguemos a Canta, que serían un éxito entre los hipsters amantes de lo retro-kitsch o en los nostálgicos que crecieron con esos programas.

fuente El Universal

temas