El día de hoy Mozilla anunció que, a pesar de su “disgusto”, tendrán que implementar DRM en su navegador Firefox.

La Fundación ha dado a conocer su decisión a través de un comunicado, donde señala que aunque han rechazado desde un inicio el uso de este tipo de mecanismos, la industria tecnológica ya ha tomado la decisión y ellos no pueden hacer mucho al respecto. Para quien no sepa qué es el DRM, se trata de un sistema de control de acceso impulsado por las grandes compañías de entretenimiento, que pretende reducir la piratería de contenidos digitales (películas y series, sobre todo) protegidos por los derechos de autor.

Mozilla se había opuesto a la integración de estos estándares que a final de cuentas, no benefician en nada a los usuarios. El problema es que con gigantes como Apple, Google y Microsoft ya subidas al barco del DRM, la Fundación admite que no puede cambiar las cosas por sí sola.

“Hemos contemplado no aplicar la nueva implementación de DRM debido a sus defectos. Sin embargo, el video es un aspecto importante de la vida online, y un navegador que no permite videos estaría profundamente afectado como un producto de consumo,” se lee en el comunicado.

Aceptar el DRM o perder usuarios, así de simple y compleja es la disyuntiva que enfrenta la Fundación. Esta vez, Mozilla ha decido dar su brazo a torcer, aunque no sin ofrecer una alternativa, la cual está basada en la tecnología de Adobe. Lo primero es que el usuario podrá elegir si activa o no este control y, por otro lado, el código propietario que se incluirá será “envuelto” en capa abierta que permitirá monitorear las actividades de esta fuente cerrada.

Sea como sea, parece que la Internet abierta ha perdido una batalla más frente a las grandes empresas de Hollywood, pasando –otra vez– por encima de los intereses de nosotros, los usuarios. Si Mozilla no pudo aguantar la presión, ¿entonces qué alternativa tenemos?

* Foto de portada: B A Bowen Photography

temas