El CEO de Facebook finalmente tomó una postura política.

El fin de semana, sin previo aviso, Donald Trump, el presidente de Estados Unidos, aprobó un decreto antiinmigrantes que prohíbe la entrada a Estados Unidos a todos los refugiados -independientemente de su origen- durante 120 días (y de forma indefinida para los refugiados sirios). También prohíbe la entrada durante otros 90 días a los ciudadanos de siete países de mayoría musulmana (considerados “viveros terroristas”): Irán, Irak, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen.

“Si la prohibición hubiera sido anunciada con una semana de anticipación, los “malos” se hubieran apurado a ingresar a nuestro país durante esa semana. Hay un montón de ‘tipos’ malos ahí afuera”, indicó Trump en Twitter, plataforma que se ha vuelto su favorita para anunciar sus decisiones y puntos de vista.

La medida, catalogada como “discriminatoria” por la ONU, ya ha levantado mucha polémica en todo el mundo, provocando manifestaciones y condenas internacionales.

Uno de los personajes del mundo tecnológico que se han manifestado en contra del decreto de Trump es el multimillonario Mark Zuckerberg, quien usó su cuenta en Facebook -la red social que ayudó a crear y de la que es CEO- para lanzar un mensaje de unión y en la que recuerda que su familia es inmigrante, además de resaltar el papel de los inmigrantes en la historia de Estados Unidos. Aunque, en un párrafo, intentó matizar su postura y en ningún momento criticó directamente a Trump.

“Mis bisabuelos llegaron a América de Alemania, Polonia y Austria. Los papás de Priscilla fueron refugiados de China y Vietnam. Estados Unidos es una nación de inmigrantes y deberíamos estar orgullosos de eso.

Como muchos de ustedes, yo también estoy preocupado por el impacto que pueda tener el reciente decreto firmado por el Presidente Trump.

Necesitamos mantener el país seguro, pero también debemos enfocarnos en quienes representan realmente una amenaza. Aumentar el enfoque de la ley, más allá de las personas que son amenazas reales, hará a todos los estadounidenses menos seguros mediante la desviación de recursos, mientras que millones de indocumentados que no representan una amenaza vivirán con miedo a la deportación.

Debemos de mantener las puertas abiertas a los refugiados que necesitan ayuda. Eso es lo que somos. Si les hubiéramos cerrado las puertas a los refugiados hace algunas décadas, la familia de Priscilla no estaría aquí hoy.

Dicho eso, me alegra que el Presidente Trump esté pensando en “arreglar el problema” de los Dreamers, los inmigrantes que fueron traídos por sus padres cuando eran jóvenes. Actualmente, alrededor de 750 mil inmigrantes se benefician del programa “Acción Diferida para la Llegada en la Niñez” (DACA, por sus siglas en inglés), que les permite vivir y trabajar legalmente en Estados Unidos. Espero que el Presidente Trump siga trabajando en conjunto con su equipo para mantener a salvo a estos jóvenes. Así mismo, en los siguientes días me reuniré con mi equipo de FWD.us [organización de varias compañías tecnológicas] para encontrar una forma en la que podamos ayudar.

Este problema es personal para mi, incluso más allá de mi familia. Hace algunos años di una clase en una escuela local en donde varios de los estudiantes eran indocumentados. Ellos también son el futuro. Somos una nación de inmigrantes, y todos nos beneficiamos cuando los mejores y los más brillantes de todo el mundo viene a vivir, trabajar y contribuir en conjunto. Espero que podamos encontrar la valentía y la compasión para que todos podamos vivir en tranquilidad y podamos hacer del mundo un lugar mejor.”

Además de Zuckerberg, Google, Netflix, Airbnb y Periscope se manifestaron en contra del decreto de Trump.

My great grandparents came from Germany, Austria and Poland. Priscilla's parents were refugees from China and Vietnam….

Dikirim oleh Mark Zuckerberg pada 27 Januari 2017

fuente Mark Zuckerberg (Facebook)

temas