Los ciberdelincuentes vendían la información de las cuentas a 10 centavos de dólar cada una.

Reino Unido multa a Facebook por Cambridge Analytica

Filtraciones, errores, conspiraciones y fugas de información. Ha pasado tantas veces que no sabemos qué es lo que necesitamos para saber que Facebook no es nuestro amigo. Ahora, la empresa de ciberseguridad de Kaspersky Lab informó que más de 120 millones de cuentas de Facebook han sido comprometidas y que la información personal de esos usuarios fue puesta a la venta por la módica cantidad de 10 centavos de dólar cada una.

Para demostrar la veracidad de las cuentas robadas que venden, los ciberdelincuentes publicaron una pequeña parte de la base de datos, que consta de 257 mil usuarios, incluyendo mensajes privados de una tercera parte de ellos. Alrededor de 81 mil conversaciones.

Lo que debes saber del escándalo de Facebook y Cambridge Analytica

Una investigación de la BBC Russian Service corroboró la información y aseguran que los datos robados son reales y que esta fuga no está relacionada con la filtración que hubo en Facebook el mes pasado.

“En este último caso, los datos fueron robados utilizando extensiones de exploradores maliciosas que las propias víctimas instalaron en sus ordenadores. De modo que se trata de una historia diferente”, explica Kaspersky Lab en una entrada en su blog.

Las extensiones son pequeños programas que se instalan “en la parte superior” del explorador para ampliar sus funciones. Por ejemplo, los plug-ins que instalas para cambiar la forma en la que se ve tu explorador, los AdBlock que evitan que se muestre publicidad y un largo etcétera. En su gran mayoría estas extensiones obtienen información de las páginas web que visitan los usuarios y es allí donde está el problema.

“Esto las vuelve muy adecuadas para rastrear todos los movimientos en línea del usuario y para recopilar distintos datos” explica Kaspersky Lab y asegura que, aunque en este caso se robaron datos de Facebook, los hackers bien pudieron obtener los datos bancarios de los usuarios.

Todavía no queda claro y puede que nunca se esclarezca qué extensiones se utilizaron en la última filtración de datos de Facebook. De modo que no se sabe qué otros datos podrían haber sido robados a los usuarios que las instalaron.

vía Kaspersky

fuente BBC Russian Service

temas