Esta nueva regulación pretende evitar que los proveedores de Internet le den prioridad a las compañías que paguen más.

La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) de Estados Unidos acaba de aprobar una importante medida a favor de la neutralidad de la red, al prohibir que las compañías de telecomunicaciones puedan limitar el tráfico o imponer vías rápidas en Internet a favor de algunos particulares.

La decisión se tomó luego de una cerrada discusión con 3 votos a favor y 2 en contra. Tom Wheeler, director de la FCC, fue uno de los miembros que se pronunció a favor (junto con dos comisionados republicanos) del acceso a Internet tal y como lo conocemos hasta ahora:

“Nadie, ya sea el gobierno o las corporaciones, debe controlar el acceso libre y gratuito a Internet”, dijo Wheeler.

El decreto de hoy aprueba la reclasificación de Internet como un servicio básico en Estados Unidos, apegándose al Título II del Acta de Telecomunicaciones. En otras palabras, esto le da a la FCC la base legal necesaria para hacer que los proveedores cumplan con estas normas. Y no sólo con los que ofrezcan servicios de Internet fijo, sino también con las operadoras de telefonía móvil.

Pero la guerra no ha terminado. Lo sucedido hoy representa un golpe importante para las ambición económica de las compañías de telecomunicaciones, las cuales podrían beneficiarse de la desaparición de la neutralidad de la red al ofrecer mayores velocidades a las empresas (Netflix, por poner un ejemplo) que paguen por este servicio diferenciado. Es por ello que se espera una respuesta por parte de los proveedores, quienes seguramente llevarán el caso a la corte.

Ahora comenzará una nueva batalla legal, en la que proveedores de Internet intentarán frenar en la corte las nuevas de medidas de la FCC. Será un proceso largo, pero ya se ha dado el primer paso importante para proteger la neutralidad de la red en Estados Unidos y, por consecuencia, también en el resto del mundo.

temas