El juicio determinó que apoyó a un grupo considerado como terrorista.

El periodista estadounidense de 33 años Barrett Brown, dedicado a reportajes independientes relacionados con la transparencia de información gubernamental, fue acusado hace dos años de apoyar al terrorismo por difundir en Project PM, su blog de noticias, información que filtraban los diferentes grupos que forman el colectivo hacktivista Anonymous.

En su sitio Brown publicó los archivos de compañías de inteligencia privadas que Anonymous saboteó, como fue el caso de Stratfor, algo que también realizó por su cuenta Julian Assange desde WikiLeaks. Startfor brinda servicios a las Fuerzas Armadas estadounidenses, American Express, Goldman Sachs, entre varias otras importantes empresas. Project PM no se dedicaba a hackear ningún sitio, sólo distribuía información que otros hackers habían hecho pública y analizaba sus contenidos. Brown comenzó a gozar de cierta fama, tuvo varias apariciones en televisión y comenzó a ser tachado por varios grupos de derecha como el portavoz de Anonymous.

Después de que el FBI allanara su casa y sustrajera su computadora, Brown subió a YouTube un video donde contaba lo ocurrido y, de forma sarcástica, comentaba que acabaría con los agentes del FBI que robaron sus cosas.

Semanas más tarde, luego de una segunda redada en la que también allanaron la casa de su madre, Brown fue detenido el 3 de octubre del 2012 mientras impartía una videoconferencia. Se le acusó de amenazas en contra de un agente federal y 12 cargos más por la filtración de los archivos de Stratfor, y otros dos más por obstrucción a la justicia.

Desde entonces Brown fue recluido en una prisión de Dallas en espera de un juicio, el cual se prolongó por varios meses. Durante su defensa, el periodista lamentó que el Gobierno lo “amenace por haber copiado y pegado un vínculo públicamente disponible, que otros periodistas también han utilizado libremente sin ser procesados”. En medio del conflicto legal, él finalmente firmó un acuerdo con la fiscalía aceptando su culpabilidad en tres cargos menores: transmitir una amenaza por un medio público en contra de un agente federal, intentar ocultar una computadora portátil durante una redada policial, y ser cómplice y encubridor en un caso de acceso no autorizado a una computadora protegida. A pesar del acuerdo, la sentencia, que se dio a conocer ayer por la noche, fue dura: 5 años de prisión y una multa de 890,000 dólares.

Al saber la noticia de su condena Brown tuvo tiempo para el humor, al declarar lo siguiente a través de un comunicado:

“¡Buenas noticias! El gobierno de Estados Unidos considera que ya que he hecho un buen trabajo investigado los delitos cibernéticos, me va a enviara investigar la industria penitenciaria. Voy a ser alojado, alimentado y mantenido durante los próximos 35 meses mientras investigo los errores de la administración penitenciaria de Estados Unidos (…) el mejor sistema de prisiones en el mundo.”

Actualmente asociaciones como Reporteros sin Fronteras ya han salido en defensa de Brown, así como la campaña en redes sociales Free Barrett Brown. Sin embargo, es complicado que se le reduzca la sentencia.

vía Boin Boing

fuente Sparrow media

temas