La ciudad cambiará a energía renovable por alza en impuestos.

En la provincia de Alberta se aprobó recientemente un impuesto que se hará efectivo en enero de 2017. Este consiste en cobrar unos centavos más a cada dólar que se vaya al carbón, petróleo o gas. La ciudad tiene unas reservas inmensas de gas y petróleo, por lo que se le considera el “Texas” de Canadá.

El impuesto será una cuota de 15 dólares (estadounidenses) por cada tonelada de CO2 generado. Y para el 2018 se subirá a 22 dólares y 50 centavos. Este impuesto se traduce un alza inmenso por galón de gasolina. Para el carbón aumentará todavía más, pues tiene mayores emisiones de dióxido de carbono.

Por el otro lado, no existen impuestos para energías renovables, como la solar o eólica. Según Yoram Bauman, un economista de Seattle que ayudó a preparar el impuesto, esta medida se convierte en un buen incentivo para que la gente quiera cambiar.

Un estudio de la Administración de Información de Energía de Estados Unidos concluyó a través de un estudio que un impuesto como el que se va a poner en Alberta podría reducir las emisiones de CO2 a la mitad para el 2040.

fuente Wired

temas