Además, Cabify anuncia nuevas medidas de seguridad en su plataforma como la implementación de un Botón de Pánico.

Cabify

Estos días el nombre de la empresa de transporte Cabify ha estado en la boca de todos y no por las razones correctas. Ayer, derivado de la violación y asesinato de Mara Castilla en el que estuvo involucrado Ricardo Alexis Díaz, conductor Cabify, el gobierno de Puebla decidió retirar las licencias que le permitían a la empresa española operar en el estado.

En respuesta a esta cancelación, Cabify emitió un comunicado en el que se pregunta si revocar su licencia es la solución al problema de seguridad y anuncia, en inconformidad, que cumplirá con “la medida impuesta por parte del Estado a través de la vía legal”.

“Desde nuestra llegada al Estado de Puebla hemos cumplido con todos y cada uno de los requisitos que marca la ley. Somos una empresa que se ha apegado en su totalidad a la regulación del Estado, sin que tengamos conocimiento de que las demás empresas de la industria cumplan con dicha regulación de igual forma” declara en su comunicado.

La empresa ibérica recalca que fue gracias su tecnología y la información que proporcionaron a las autoridades, que se pudo capturar al presunto culpable “algo inviable si este suceso hubiera tenido lugar en otro tipo de transporte” y recalca un dato en el que todos deberíamos estar poniendo atención: “No debemos olvidar que, de acuerdo a la Fiscalía General del Estado de Puebla, el feminicidio de Mara Castilla fue el número 59 en el Estado en lo que va del año” de todos ellos sólo el de Mara, avanza en su esclarecimiento de forma rápida.

Como dimos a conocer ayer, la investigación del asesinato de Mara arrojó que Ricardo Alexis está acusado de robo de hidrocarburos, de acuerdo con la Fiscalía de Puebla – los llamados huachicoleros– y sin embargo presentó “una constancia de no antecedentes penales expedida por la Fiscalía General del Estado de Puebla (Instituto de Ciencias Forenses) el 10 de agosto de 2017 en la Ciudad de Puebla de Zaragoza”

“Como mencionamos anteriormente, destacamos que acreditó no contar con antecedentes penales, en virtud de la carta No. 0901001 / 22765132, de fecha 10 de agosto de 2017, suscrita por la C. Erika Paredes Hernández de la Fiscalía General del Estado de Puebla, Instituto de Ciencias Forenses, con fundamento en el Capítulo VI, Artículo 19, Fracción VI del Reglamento de la Ley Orgánica de la Fiscalía General del Estado de Puebla”.

En dicha carta se menciona que la funcionaria llamada Teresita Hernández López estuvo a cargo de verificar el Sistema AFIS para validar que “Ricardo Alexis a la fecha de expedición de la referida carta no contaba con registro de antecedente penal alguno”.

Carta de No Antecedentes Penales de Ricardo Alexis Díaz
Carta de No Antecedentes Penales No. 0901001 / 22765132, de fecha 10 de agosto de 2017

Durante la misma investigación, el director de Cabify México, Alejandro Sisniega, aseguró que Ricardo Alexis fue chofer de Uber en Ciudad Juárez antes de laborar para ellos; a lo que un vocero de Uber dijo a Radio Fórmula que no trabajó en la ciudad chihuahuense, sino en Puebla y que en mayo del 2017 “notificaron la desactivación del conductor” por incurrir “en comportamientos que van en contra de los protocolos de seguridad para los usuarios y la propia aplicación”. Ante esta situación, Cabify responde:

“Al respecto de las declaraciones de uno de nuestros competidores (Uber), en cuanto a que el conductor fue desactivado de manera permanente de su plataforma en Puebla desde mayo de 2017 por incurrir en comportamientos que iban en contra de sus protocolos de seguridad, nunca tuvimos constancia de esta situación. Estamos convencidos que, de haberse compartido, por lo menos con las autoridades, esta situación podía haberse evitado. Por último, queremos comunicar que el grave problema de la inseguridad será solucionado a través del diálogo de los involucrados y del liderazgo y accionar del gobierno”.

Cabify afirmó que su salida de Puebla “no será un obstáculo para que sigamos colaborando y entendamos cómo podemos sumarnos al propósito general de mejorar la seguridad de los usuarios de servicios de transporte privado”.

En un comunicado anterior, la plataforma aseguraba que tomaría “las medidas posibles para que sólo los mejores conductores” puedan prestar sus servicios a través de la plataforma y añadió que desarrollarán un “botón de pánico que esté vinculado a los sistemas de emergencia de las autoridades policíacas” de la demarcación donde se preste el servicio.

Dentro del perfil del usuario su aplicación contará, dijeron, con una opción para aportar datos de contacto de emergencia. Además, compartirán con las autoridades las listas de conductores que han sido dados de baja por algún comportamiento contrario a la ley.

No van a tapar ese pozo

Sin quitar ninguna culpa a la empresa de transporte, debemos hacer notar que la Fiscalía General del Estado de Puebla emitió una carta de No Antecedentes Penales, a una persona que sí los tenía ¿Por qué? Y sobre todo cuantos conductores más trabajan en estas condiciones.

Quitar la licencia es una medida rápida y segura para evitar que los conductores de Cabify no estén involucrados en otro asesinato. Pero solo mientras trabajan para Cabify, porque ahora que la empresa ha salido de Puebla ellos regresarán – en el mejor de los casos – a manejar sus Taxis, camiones u combis ¿cuentan estos servicios con las medidas de seguridad y tecnología para resolver un crimen con la misma rapidez y eficacia? Desgraciadamente no y eso ha quedado demostrado no sólo en Puebla, también en el Estado de México, Ciudad Juárez, Ciudad de México, Oaxaca, Veracruz, San Luis Potosí y por todo Morelos, Chiapas y Jalisco.

fuente Cabify (comunicado)

temas