Celebran boda en Monterrey y provocan brote de COVID-19

El evento tuvo lugar de manera clandestina en el municipio de San Pedro Garza García.
(Foto: El Norte)

Monterrey, Nuevo León, está el brasero de las redes sociales debido a que en el municipio de San Pedro de la Garza García, se celebró una boda clandestina y, ahora, se reporta de un brote de COVID-19 que tiene sus orígenes en este evento.

También te recomendamos: Pandemia de Covid-19 lejos de terminar: OMS

Al parecer, el mensaje del subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, de “QUÉDATE EN CASA”, le entró por oído y le salió por el otro a la feliz pareja, pues haciendo caso omiso de las recomendaciones sanitarias, decidieron celebrar su amor y, de paso, provocar un brote del nuevo coronavirus entre los asistentes. Así lo dio a conocer el periódico El Norte.

La unión matrimonial se llevó a cabo el pasado 20 de junio y, cabe decir que, como buenos regios, la sana distancia se respeto en la iglesia de Nuestra Señora Reina de los Ángeles, como se puede apreciar en algunas fotografías. Sin embargo, al momento de la fiesta y el despapaye, los asistentes se olvidaron de las medidas sanitarias y terminaron por contagiarse.

Por su parte, el alcalde de San Pedro Garza García, Miguel Treviño de Hoyos, reprobó el acto y declaró a través de su cuenta de Twitter:

“Son actos de irresponsabilidad, por lo tanto son actos de falta de solidaridad frente a nuestra población más vulnerable: los adultos mayores. Son actos de falta de solidaridad con las personas que están trabajando en la linea de batalla: enfermeros, policías, chóferes quienes distribuyen alimentos y también falta de solidaridad de aquellos que sobreviven de su trabajo”.

https://twitter.com/miguelbtrevino/status/1275504308243456000

Posteriormente, Javier González Alcántara, regidor independiente de San Pedro, dijo que al boda se había llevado a cabo sin el permiso del ayuntamiento, además de que, desde luego, desató un brote de coronavirus entre los asistentes.

Ahora, las autoridades regiomontanas invitan a los asistentes a realizarse la prueba para detectar COVID-19 y que se encierren en sus casas, porque de no hacerlo los contagios podrían aumentar y la población podría verse más afectada.