Desde la caída de Silk Road, existe mayor atención a lo que acontece en la deep web. La mayor parte de los reflectores se ha concentrado en el tráfico de narcóticos y armas, dejando de lado uno de los servicios ilegales que más se ofrecen en la red profunda: el asesinato a sueldo.

Dentro de la deep web encontrar a alguien con una la flexibilidad moral suficiente como para cometer un asesinato es tan fácil como escribir “asesino” en uno de los muchos foros de Internet Invisible que existen. La mayoría de los sicarios de la web profunda sólo ponen su tarifa y algunas especificaciones de su trabajo, como por ejemplo, no matar personas menores de 16 años o especifican su rango de acción, sin embargo existen quienes utilizan estrategias de mercadeo interesantes.

Algunos utilizan eslóganes pegajosos como “la manera de mandar todos sus problemas a la tumba” o descuentos y porcentajes de ganancias si se les sirve como intermediarios para conseguir clientes. Además de lo anterior, el más curioso caso de sinergia entre la mercadotecnia y el asesinato a sueldo es el sitio Assasination Market, que funciona como un sistema de crowdfunding al estilo Kickstarter, pero en el que no se financia un producto sino la muerte de algún personaje político.

El sitio funciona así: el nombre de un personaje prominente de la política se añade a la lista de posibles víctimas, y los usuarios anónimos del sitio pueden agregar bitcoins a un fondo común que serviría como recompensa para el autor del asesinato. En caso de que una persona demuestre ser el asesino, se le transferirá el dinero acumulado.

Assasination-Market-Obama

El creador del sitio, que asume el nombre de Kuwabatake Sanjuro (tomado del samurái errante de la película Yojimbo de Akira Kurosawa) defiende a Assassination Market en un post de la siguiente forma:

“Matar en la mayoría de los casos está mal, lo acepto. Sin embargo, se trata de una dirección inevitable en la evolución tecnológica, así que prefiero que esta posibilidad se encuentre en mis manos, que en las de alguien más(…) Cuando alguien usa la ley para atacar tus derechos a la vida, la libertad, la propiedad, el comercio o la búsqueda de la felicidad, debe ser castigado. Ahora es posible hacerlo de una forma segura desde la comodidad de tu sala”

Hasta la fecha hay seis personas en la lista del sitio, todos los cuales son importantes figuras públicas. Entre ellos se incluye a Keith B. Alexander, el director de la NSA (que acumula hasta ahora 10 bitcoins), Barack Obama (que lleva recabadas 40 monedas digitales), y, el que va a la cabeza, Ben Bernanke, jefe de la Reserva Federal de los Estados Unidos (que ya lleva 124.14 bitcoins en “donaciones”).

Sanjuro insiste en que sólo se permite incluir personajes a la lista de Assasination Market “por buenas razones”, como políticos corruptos o responsables de acciones reprobables, eso excluye a médicos abortivos y a Justin Bieber, porque, de acuerdo con Sanjuro, “hacer mala música no es un buen motivo para matar a alguien”.

No existen datos precisos de cuántos de estos sitios son un verdadero negocio obscuro y cuántos son simplemente una fantasía de algún nerd que busca atención. Muchos en la comunidad de la deep web sostienen la opinión de que la mayoría de los sitios de sicariato caen de lleno en la última categoría.

vía The Daily Dot

fuente Forbes

temas