Desde que apareciera la expansión de Age of Empires titulada The Rise of Rome, la industria nos debía un buen videojuego sobre la civilización romana. De la mano de Microsoft y el Xbox One, cayó en nuestras manos el control para probar Ryse: Son of Rome, el cual promete colmar nuestras expectativas.

Para bien y para mal, Roma es la base fundacional de la cultura en Occidente. Tan es así, que parece que todo lo que nos pasa ahora pasó alguna vez en Roma: las repúblicas, las dictaduras, la pereza legislativa, las intrigas, la corrupción, el desarrollo de las artes y la literatura, las invasiones, los abusos y el imperialismo. Estos elementos sin duda están en la mesa para uno de los retos más difíciles para los desarrolladores.

Aparentemente, Microsoft decidió asumir este reto y lanza Ryse como uno de los títulos estelares de la nueva generación de consolas. Desde mi punto de vista, la elección no pudo ser más acertada. De entre todos los juegos que aparecieron o están a punto de aparecer en este fin de año (para cualquiera de las consolas), creo que podemos afirmar que el más impresionante en términos gráficos es este título desarrollado por Crytek. Los detalles arquitectónicos y la luz que los baña simplemente nos quitan el aliento, y la expresividad de los rostros realmente nos anuncia que estamos en otro nivel en la evolución de la industria.

Ryse-Son-of-Rome-01

Son of Rome es un juego demandante no apto para los que compran una consola por primera vez. Se trata de un título que pretende acaparar el mercado de los videojugadores veteranos, aquellos que ya han superado numerosas gestas y esperan retos que verdaderamente desafíen sus habilidades. Si no te sientes capaz, aléjate de Ryse, porque resultará más frustrante que alentador. Pero si, por el contrario, sientes que ya nada puede poner a prueba tus capacidades tras el control, prepárate para ser sorprendido.

El realismo de los gráficos y la intensa investigación sobre la historia del Imperio Romano se complementan con una jugabilidad difícil. Según lo pudimos comprobar, se requiere un ritmo de batalla, un timing y una habilidad bastante desarrollados. No se trata de uno de esos juegos en los que el personaje hace movimientos imposibles y combinaciones monstruosas mientras el jugador sólo aprieta un botón. En otras palabras, los controles se sienten algo pesados, sin que esto signifique un error de diseño. Por el contrario, me parece que fueron diseñados de esta manera para respetar el realismo que el título plantea.

Ryse-Son-of-Rome-02

Asimismo, los movimientos con la espada y con el escudo se complementan con las órdenes que debes de dar para mantener en línea a tu legión. Una de las características que permitieron el desarrollo cultural, político y tecnológico de Roma fueron sus espectaculares tácticas militares. Sin ellas, hubieran sido arrasados por los bárbaros repetidas veces. Pues bien, Ryse retoma esas tácticas y las aplica mientras se desarrolla la batalla. De ahí que no puedas concentrarte solamente en derrotar a un grupo de enemigos, sino que tengas que estar pendiente del desarrollo de los combates a tu alrededor para dar órdenes precisas y oportunas a tus subordinados.

Finalmente, los combates en el Coliseo, que es lo que mayormente pudimos probar, son impresionantes. La tramoya que aparece en el escenario realmente da la sensación de que estamos siendo testigos del teatro de la muerte (hay que decir, no obstante, que en este aspecto sí exageraron un poco y no respetaron el realismo; aunque se sabe que los romanos usaban múltiples artificios en el circo, como inundar la arena para recrear combates acuáticos). Aunque tienes que cumplir misiones específicas, tu objetivo primordial es divertir a la audiencia; por lo que las ejecuciones espectaculares y los movimientos ralentizados realmente lucirán en el Coliseo. Con este precedente, es fácil suponer que el modo multijugador será realmente brutal.

Ryse-Son-of-Rome-03

En fin, Ryse: Son of Rome es un título que promete muchísimo. No parece que vaya a decepcionar, pero debemos estar atentos. Es un juego sumamente ambicioso, tanto que si no es perfecto se notará enseguida. No podemos aguantar las ansias de tenerlo por fin en nuestras manos y ver a fondo lo que tiene qué ofrecer el Xbox One.

temas