El científico mexicano y Premio Nobel de Química, Mario Molina, recibió hoy de manos de Barack Obama la Medalla Presidencial de la Libertad, la más alta distinción que otorga el gobierno de Estados Unidos.

La ceremonia reunió a un grupo de 15 personalidades cuyas aportaciones han contribuido a Estados Unidos en temas políticos, científicos, culturales y deportivos. Además del mexicano, también fueron reconocida gente como el ex presidente, Bill Clinton; el ex director de The Washington Post, Ben Bradlee; y la primera mujer estadounidense en viajar al espacio, Saly Ride, que falleció a mediados del 2012.

Al momento de mencionar a Molina, se leyó un texto en el que se dijo:

“Gracias a la obra de Mario, el mundo ha buscado un cierre de filas para abordar una amenaza común. Y hoy, inspirados por su ejemplo, estamos trabajando para salir de nuestro planeta más seguro y más limpio para las generaciones futuras”

Por su parte, el científico se mostró agradecido por el reconocimiento del gobierno estadounidense y declaro que para él era algo “muy especial”.

En 1995 Mario Molina recibió el Premio Nobel de Química por su investigación de la amenaza a la capa de ozono por parte de los gases clorofluorocarbonos (CFC), lo que alertó a los gobiernos del mundo sobre las dimensiones del problema ambiental que aún se sigue enfrentando. Actualmente, es profesor en la Universidad de California en San Diego, y director del Centro Mario Molina para la Energía y el Medio Ambiente.

vía El Universal