La Laguna Grande, ubicada al noroeste de Puerto Rico es un cuerpo de agua bastante especial. Se trata de una de las cinco lagunas luminiscentes que se encuentran en el mundo (tres de las cuales están localizadas en la misma isla).

Hace unos días la laguna sufrió un “apagón” sin que se sepan las causas. Aunque poco a poco ha ido recuperando la luminosidad, aún se investigan las causas del fenómeno que la dejó a oscuras.

El brillo que se ve cuando se mueve el agua en Laguna Grande se debe a unos microorganismos denominados dinoflagelados. El fenómeno atrae a miles de turistas año con año y es la piedra angular de la economía de la zona. A lo largo del tiempo, la laguna ha recibido a turistas de todos los rincones del planeta, pero la semana pasada su luz se extinguió.

Los pobladores de la zona reaccionaron con preocupación al darse cuenta que de un día para otro la laguna dejó de brillar. Las nueve empresas que dan tours turísticos, los vendedores de artesanías y los restauranteros registraron cuantiosas pérdidas económicas a raíz de la interrupción del brillo. Algunos de ellos culparon a la Comisión de Recursos Naturales de Puerto Rico por las obras que realizan cerca de la zona.

“Deberían parar al menos hasta que se sepa qué efecto están teniendo esas obras”

Declaró el empresario Néstor Martínez, responsable de una de las agencias que ofrecen recorridos sobre la laguna.

Laguna-Grande-Puerto-Rico-02

Se sabe que la lluvia, las mareas o la Luna llena afectan la intensidad del brillo, pero ninguno de estos fenómenos había apagado la laguna hasta este punto. En cambio, el “apagón” coincidió con algunas obras de saneamiento en la zona. Se trata de la instalación de dos bombas diseñadas para evitar que el agua sanitaria de la población Las Croabas se viertan precisamente en Laguna Grande.

Alberto Lázaro, presidente de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados, aseguró:

“El proyecto eliminará las continuas descargas que tienen los pozos sépticos y que van a parar a la bahía bioluminiscente y al mar. Eliminará también los hedores producto de esas descargas porque la estación contempla un sistema de control de olores”

Con el regreso paulatino de la luminiscencia se suspendieron las obras. No se sabe con exactitud las causas de que la laguna se quedara a oscuras, pues las obras no se están llevando a cabo en el lugar. De todas formas, ya se estudia la posibilidad de llevar las bombas a otro sitio. Con todo, en tanto no se sepa qué hay detrás del apagón, no se pueden implementar medidas preventivas precisas.

vía Terra

fuente ABC

temas