Esta empresa busca posicionarse frente a la precaria situación de las trabajadoras domésticas en la Ciudad de México.

Aliada es una la startup mexicana que quiere convertirse en un marketplace de valor social que contacta a empleadas domésticas certificadas con potenciales clientes. Hablamos hace unos días con Rodolfo Corcuera, fundador y CEO de la compresa, quien nos comentó que la idea nació de una necesidad personal: al ser de Guadalajara y estudiar y trabajar en la Ciudad de México, se dio cuenta de la precaria situación de las empleadas domésticas en el Distrito Federal y de la dificultad para encontrar a alguien de su plena confianza.

“Pensamos que debía haber una solución a ese problema y viendo las maneras de resolver el problema que era encontrar a alguien, vimos que no había verdadera opción y en todos los lugares en donde ofrecían servicio personalizado era un desorden… Entonces pensamos en la utilización de un software para regular este servicio.”

Por ahora, la startup tiene dos misiones principales. Por un lado, asegurarle al cliente que las personas contratadas para labores de limpieza hayan pasado por una certificación que ellos mismos proporcionan (a través de Black Trust, la compañía que certifica a los choferes de Uber) y que garantiza la calidad en el servicio y la seguridad del interesado.

“Con Aliada sabes que para prestar tu servicio aquí, es un marketplace cerrado: tienes que pasar pruebas sicométricas, tienes que demostrar que puedes prestar los servicios que prometes prestar y tienes que estar prestando servicios de calidad de manera constante. Entonces tú, si es la primera vez que llegas a Aliada como usuario, sabes que la persona que va a venir a ayudarte, es una persona que ha prestado muchos servicios y que la han calificado otros usuarios de manera positiva y de manera constante.”

Por otro lado, asegurar a la trabajadora doméstica un salario justo, la capacidad de regular sus horarios y la posibilidad de encontrar clientes cercanos a su hogar para reducir el tiempo en desplazamientos cotidianos. La idea es mejorar la calidad de vida de las trabajadoras domésticas empleadas por Aliada y profesionalizar un servicio frecuentemente mal pagado y estigmatizado.

“Lo que nosotros queremos generar es esta nueva figura del profesional que se reconoce como tal, como profesionales, tal y cómo va un carpintero a tu casa y te presta un servicio profesional de carpintería, lo mismo a través de esta plataforma. ¿Cómo mejora su situación? En que ellas tienen todo el poder de decidir: ellas deciden con quién trabajan, dónde trabajar, cuándo trabajar y por fin se les puede pagar una tarifa por hora de manera justa.”

Por ahora la plataforma tiene más de un año trabajando y contrata únicamente a mujeres para brindar sus servicios. Estos servicios sólo están disponibles en la Ciudad de México pero Aliada tiene miras de expandirse a Monterrey y Guadalajara en un futuro cercano. Para conseguirlo, a mediados de este añoa la empresa levantó 800,000 dólares de capital semilla/a> por parte de firmas como Capital Invent, Variv Capital, y Dila Capital.

Aliada-2
La plataforma sirve para poner en contacto a empleadas domésticas certificadas con potenciales clientes.

Las colonias que más solicitan sus servicios corresponden al target de parejas jóvenes que se fijó desde un principio: la colonia Del Valle y la Colonia Roma. Con departamentos más chicos por lo que Corcuera llama “la creciente clase media en México”, los servicios de Aliada han aumentado considerablemente tanto en oferta como en demanda.

“Ha funcionado bastante bien: hemos registrado más de 28,000 servicios en este año, hemos logrado que más de 200 aliadas tripliquen sus ingresos y pues podemos ver realmente cómo un cúmulo de ideas empieza a ser tangible llegando a soluciones reales.”

Las cifras de estudios del CONAPRED y de datos del INEGI en cuanto al trabajo doméstico en nuestro país son francamente preocupantes: hay un enorme número de trabajadoras domésticas que tiene un salario indigno y 3 de cada 5 ha sufrido algún tipo de discriminación. Así lo dijo Corcuera:

“Son los números que han estado corriendo y que son gravísimos a mi punto de vista: son más de 2 millones de mujeres y el 96% de ellas gana abajo de 160 pesos diarios, han sido constantemente discriminadas: el simple hecho de que les digan “muchachas” o “sirvientas” es discriminatorio en sí, no se sienten nada identificadas con esos motes. Y pues a raíz de eso nace esta nueva solución: en realidad no necesitas a alguien que se quede en tu casa y somos firmes creyentes de que alguien que se queda a vivir en tu casa es algo ya cercano a la esclavitud.”

Este nicho de mercado existe y estas cifras son una realidad. Entonces, esta startup busca posicionarse en un contexto apremiante con una plataforma ágil y fácil de usar para los clientes y con la posibilidad, por otro lado, para las interesadas en convertirse en “aliadas”, de ingresar al sistema desde cualquier computadora para empezar los exámenes requeridos.

Hace algunos meses, en una entrevista para Milenio, Corcuera también anunció la creación de una fundación, llamada Red de Aliadas A.C., que se nutre de un porcentaje de las ganancias de la compañía para asegurarle a sus trabajadoras servicios médicos privados, apoyos educativos para las que quieran estudiar por la tarde y, con el tiempo, otros beneficios para el pleno desarrollo de sus potencialidades. La idea sigue siendo entonces la de fomentar el desarrollo social a través de plataformas de emprendimiento. Y esa parece seguir siendo la misión de Corcuera:

“Yo estudié derecho para trabajar en el cambio social, tristemente veo que en el ordenamiento jurídico hace falta mucho respeto en nuestro país y yo creo que la única manera en la que se va a generar un país de abundancia va a ser a través del emprendimiento. Porque el crecimiento es exponencial y ya no nada más lineal: se puede ir impactando a mucho más personas en menos cantidad de tiempo.”

Con el éxito de servicios horizontales de confianza a través de marketplaces como Uber y Airbnb, podemos ver un verdadero crecimiento en las ofertas de startups que pueden emplear estos sistemas para regular trabajos anteriormente poco regulados o francamente informales. Queda ver, con el tiempo, qué tipo de impacto real tendrán estas iniciativas en la sociedad mexicana y cómo inspirarán la creación de más iniciativas de emprendimiento que se enfoquen también en problemas sociales concretos. Si quieren conocer más acerca de este servicio, visiten el sitio web de Aliada.

fuente Aliada

temas