Finalmente la guardia permanente de policías de Londres se retira de las afueras de la embajada ecuatoriana.

Durante tres años, las fuerzas de seguridad londinense vigilaron la embajada de Ecuador en la capital inglesa, donde el fundador de Wikileaks, Julian Assange, consiguió refugiarse para evitar su arresto y posible extradición a Estados Unidos.

Desde entonces la policía colocó oficiales en cada entrada de la embajada, vigilando 24 horas los días 7 de la semana. Esta vigilancia de la policía metropolitana de Londres, durante los tres años que pasaron desde la llegada de Assange a la embajada, costó alrededor de 12 millones de libras (más de 300 millones de pesos).

Aunque la fuerza policiaca dice que están comprometidos a arrestar a Assange si intenta salir, sus recursos no son infinitos y tienen que destinar algo a perseguir criminales que afectan a la población londinense. Así, los recursos destinados al caso de Assange no son proporcionales con los que tienen que cumplir para proteger al resto de la comunidad y por eso la policía no continuará con el programa de vigilancia permanente.

fuente Boing Boing

temas