El artefacto puede volar sólo durante seis minutos.

El 2015 fue un año especialmente geek, gracias a que finalmente alcanzamos el año en el que Marty McFly viajó al futuro de acuerdo con los acontecimientos de Volver al Futuro II. Sin embargo, nuestro presente es bastante menos impactante de lo que Robert Zemeckis imaginó. No tenemos hornos hidratantes, carros voladores o condensadores de Flujo.

La tecnología que más extrañamos es la hoverboard: la patineta voladora que usaba McFly para escapar de los bullies. A pesar de que actualmente existen dos modelos relativamente funcionales, uno de Lexus (que funciona con superconductores enfriados con nitrógeno líquido) y otra de Hendo (que levita únicamente en plataforma metálica gracias a una potente corriente magnética), no son todo lo que esperábamos.

Justo el día de Navidad, la compañía ArcaSpace presentó un nuevo competidor: la ArcaBoard. Una auténtica patineta voladora que es capaz de levitar sobre cualquier superficie, gracias a un sistema de ventiladores. El vehículo usa 36 ventiladores de alta potencia, cuenta con un sistema propio de estabilización para que cualquier persona pueda montarse en ella y una batería que le permite volar aproximadamente seis minutos… pero que tardará seis horas en recargarse.

A pesar de sonar fantástico, la nueva patineta voladora tiene dos problemas: en primer lugar es enorme y, por tanto, difícil de transportar, en segundo lugar sólo puede volar unos 30 centímetros sobre el suelo y no es muy rápida. Un tercer inconveniente es su precio: cuesta 19,900 dólares. Como accesorio opcional, por 4,500 dólares puedes comprar un dock que carga sus baterías en 35 minutos.

vía The Verge

fuente Arca Space Corporation

temas