La Salsa de Tomate no se inventó en Italia, sino en México

La salsa roja que le echas a tus tacos es la prima chida de la salsa boloñesa.
(cookingexperiences)

México le ha dado al mundo grandes conceptos como el cero, centenares de especies animales y otras cuantas de origen vegetal como el maíz, la vainilla, el chocolate, las papás y el tomate, que se usa para hacer nuestra clásica salsa roja, que ha ido por todo el mundo y aunque muchos países se quieren adjudicar su descubrimiento, es a México a quien deben agradecer su origen.

El cronista y misionero franciscano, fray Bernardino de Sahagún, narra cómo en uno de los mercados de la gran Tenochtitlan preparaban una salsa con jitomate (Solanum lycopersicum), cebollas, pimientos y chiles (Como se marca en el códice Florentino, 1540–1585)

Con el intercambio cultural y comercial entre La Nueva España y Europa, la receta llegó a Italia, donde se hizo parte fundamental de la receta de la pasta, pero mucho tiempo después de que llegara el jitomate al viejo continente. De hecho, la salsa de “tomate” original que ellos cocinaban era llamada “de estilo español”. El primer uso conocido de salsa de tomate con pasta aparece en el libro de cocina italiana L’Apicio moderno , del chef romano Francesco Leonardi , editado en 1790.

Las variedades italianas de salsa de tomate van desde la muy simple pasta al pomodoro hasta las picantes salsas de puttanesca y arrabbiata . La salsa de tomate con pasta puede valerse por sí misma o también puede combinarse con ingredientes como la salchicha italiana, las almejas, los cubitos de tocino, el atún, las albóndigas o las verduras, para un plato de pasta más animado.

La cocina francesa tiene a esta salsa como una de sus 5 salsas principales desde principios del siglo XX. En otros países como Reino Unido, Australia, Nueva Zelanda y Sudáfrica, el término se usa para definir la famosa kétchup gringa (que es otra cosas) y a la salsa de tomate de las pastas.