La galería de arte británica Tate te permite convertirse por las noches en un robot amante del arte.

Desde hace años, la ciencia ficción juega con un concepto que ha conseguido obsesionar a las mentes más imaginativas por generaciones: convertir a los hombre en máquinas pensantes, una suerte de cyborgs que tengan lo mejor de dos mundos, es decir, tanto la fuerza y resistencia de los robots, como los sentimientos humanos. Con base en esta idea se han generado decenas de historias de ficción como las protagonizadas por Robocop, Metallo, Vision, por mencionar una mínima parte de las historias de humanos convertidos en máquinas.

Ahora, un proyecto artístico realizado en la galería Tate se acerca un poco a volver realidad ese sueño. Bajo el nombre de After Dark, la institución británica busca que desde la comodidad de su casa, cualquier persona pueda cruzar la frontera entre hombre y máquina.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=tvEpJYZujnI]

After Dark retoma otros conceptos de la literatura de ficción, como las historias de personas que se transforman en monstruos tenebrosos por las noches, debido a que permite tomar el control de un armatoste mecánico que puede pasear por la galería Tate a altas horas de la noche. Gracias a este proceso de metamorfosis virtual podemos contar con un alter ego robótico, y quizás hasta autonombrarnos como Arturito, homenajeando a los “grandiosos” traductores de las películas de los setenta.

robot-tate

El proyecto sólo estará disponible esta semana, permitiéndonos mirar a través de los ojos de cuatro robots que estarán deambulando entre las obras a oscuras, lo cual le da un tinte aterrador a los pasillos de la galería Tate. Los robots a través de los que podemos ver las creaciones artísticas tienen un aspecto temible, luciendo como un cuarteto de Wall-Es malévolos. After Dark puede ser lo más cercano que cualquiera estará de sentir lo que pasa por el frío corazón de críticos como Christopher Domínguez Michael o Jorge Alberto Manrique Castañeda, debido a que los seres robóticos son completamente inexpresivos y no muestran sus emociones ante las obras.

Si están interesados en sentirse como John Cusack en Being John Malkovich, pero viendo a través de los ojos de un robot, vayan a la página After Dark a partir de las 16:00 horas de la Ciudad de México, tiempo en que el museo cierra sus puertas a los seres humanos y las abre a los hijos de Skynet.

vía Tate Britain

fuente After Dark

temas