¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Una ex empleada de Robert de Niro es demandada por ver 55 episodios de Friends mientras trabajaba

¿Genialidad u holgazanería?
(Foto: Warner Bros.)

Ser un fan destacado de Friends no tiene nada malo, a menos que seas un ser humano abusivo y un poco obsesivo, como Chase Robinson, una mujer que hasta poco era empleada de la compañía de préstamos Canal Productions del veterano actor Robert de Niro, y quien ahora ha sido demanda por 6 millones de dólares (entre muchas otras razones), por haber pasado “cantidades astronómicas de tiempo” viendo Netflix. Según Variety, durante cuatro días esta mujer no paró de ver Friends, y vaya que le salió caro.

También te recomendamos: Marcel, el tierno mono de Friends, podría regresar a la televisión en una serie de ciencia ficción

Chase Robinson hizo una larga carrera en Canal Productions. En 2008 fue contratada como asistente de De Niro y unos años después asumió el cargo de Vicepresidenta de producción y finanzas de la empresa. Ganaba 300 mil dólares anuales, hasta que, bueno, renunció en medio una crisis que atravesaba la compañía por un presunto “sabotaje corporativo”. Entonces, Robinson fue demandada y actualmente está siendo acusada por malversación de dinero y sí, pérdida de tiempo.

En los documentos presentados ante un tribunal en Estados Unidos y a los que, de alguna forma Variety tuvo acceso, se señala que pasó “cantidades astronómicas de tiempo” en Netflix.

“Mirar programas en Netflix no era de ninguna manera parte o estaba relacionado con los deberes y responsabilidades del empleo de Robinson y, por información y creencias, se hacía para su entretenimiento personal, diversión y placer en momentos en que le pagaban por trabajar”, alega la demanda.

Al parecer, Robinson presuntamente era una genio de la holgazanería que supo cómo disfrutar de sus horarios laborales. Dicen que durante otro periodo de cuatro días supuestamente también vio 20 episodios de Arrested Development y 10 episodios de Schitt’s Creek e incluso, la empresa señala que rara vez se presentaba a la oficina.

También la acusan de haber gastado exorbitantes cantidades de dinero no autorizados en restaurantes y viajes en Uber. Cuando presentó su renuncia, escribió una carta de recomendación que De Niro se negó a firmar.