Red Son: Cuando Superman se volvió comunista

Red Son: El cómic en el que Superman es un comunista de la Unión Soviética y combate la democracia y el libre mercado.
(DC Comics)

A lo largo de los años han existido diversas reinterpretaciones de Superman. Algunos detalles de su origen son cambiados y las historias resultantes suelen ser interesantes. Tal es el caso de la película Brightburn, planteada como una versión de terror del origen del hombre de acero (aunque realizada por una productora que no tiene los derechos del personaje). En el mundo de los cómics existen muchos relatos de esta tradición, algunos incluso de compañías diferentes a DC Comics, que usan el arquetipo que dio origen a Superman para contar historias alternas del superhéroe por antonomasia. De entre todas las historias de este tipo, destaca la aclamada Superman: Red Son.

La premisa de Red Son es muy sencilla, sin embargo tiene fuertes implicaciones: en lugar de que la nave de Kal-L (sí, retoman el nombre de la era de oro del personaje, justificándolo con un giro al final de la historia) se estrelle en Estados Unidos, cae en Ucrania durante los años de la Unión de Soviética. Rápidamente el niño llega a manos del dictador Iósif Stalin, quien lo cría para convertirlo en el campeón de la causa socialista.

A la muerte de Stalin, el Partido Comunista quiere que Superman se convierta en el gobernante de la URSS, él en un principio se muestre reticente, sin embargo, al ver la pobreza en la que vive Lana, su exnovia ucraniana de la infancia, su opinión cambia.

Lana: Está bien Superman. No es tu culpa. Así es como el sistema funciona, ¿sabes? No puedes encargarte de los problemas de todos.

Superman: De hecho sí puedo, Lana. Puedo encargarme de los problemas de todos si estoy a cargo. y para serte honesto, no hay razón para que no lo haga.

(DC Comics)

Es así como la historia de Superman y la URSS resulta muy distinta a la que conocemos. Bajo la protección de Superman, la URSS prospera y termina abarcando la mayor parte del mundo, que se vuelve comunista y abandona los principios de la democracia y el libre mercado. Mientras tanto, en Estados Unidos, Lex Luthor encabeza una ofensiva que dura décadas en contra del llamado Camarada de Acero, quien además cuenta con la ayuda de Brainiac, un androide extraterrestre de enorme inteligencia.

Bizarro, Green Lantern, todos los agentes y planes estadounidenses son vencidos por Superman. Sin embargo, el verdadero problema está en casa. El gobierno soviético de Superman tiene algunos logros, disminuye el desempleo, el crimen y la pobreza; sin embargo los derechos humanos de sus ciudadanos son aplastados constantemente por un Superman cada vez más controlador, hasta que se convierte en una especie de Gran Hermano que literalmente lo ve y lo escucha todo. En respuesta, pronto surgen levantamientos al interior de la URSS. Parece que la principal amenaza a la dictadura de Superman es Batman, el hijo de una familia de disidentes asesinados por agentes del gobierno, que profesa una ideología anarquista.

Batman logra ponerle una emboscada a Superman; Wonder Woman lo salva aunque queda severamente lesionada. Ante la posibilidad de que Superman lo lobotomice (tal como hace con todos los que se rebelan), Batman se suicida al hacer estallar una bomba que llevaba en su ropa.

(DC Comics)

Durante los años siguientes, continúan los ataques de Luthor en contra de la URSS de Superman, sin embargo es la traición del propio Brainiac la que aparentemente termina con Superman y su régimen.

La historia de Red Son fue escrita por Mark Millar e ilustrada por Dave Johnson, entre otros artistas. Es un cómic interesante porque nos demuestra cómo la política termina por moldear nuestra visión de lo que está bien y lo que está mal. Superman basa su labor superheróica en los ideales de Stalin, del mismo modo en que nuestro Superman vive según los ideales de la democracia capitalista.

El final de Red Son (y su posible origen)

Lo más interesante del cómic de Millar y Johnson es la conclusión: cientos de años después de que el régimen de Superman cayó, el Sol, ahora de color rojo, está por destruir la Tierra. Un científico y su esposa envían a su hijo en una nave/máquina del tiempo al pasado. El niño resulta ser el Superman que cae en la URSS.

(DC Comics)

Según el también guionista Grant Morrison, él le dio la idea a Millar para tan original desenlace. En respuesta, Millar dijo que ambos robaron ese elemento de la historia de Samaritan, un personaje del cómic Astro City de Kurt Busiek, que usa a Samaritan como su propio Superman.

En realidad, creo yo, el origen de esta conclusión es idea del co creador de Superman, Jerry Siegel, quien, en los años treinta del siglo pasado, jugó con la posibilidad de que el hombre de acero no fuera originario de un planeta con tecnología futurista sino de la Tierra del futuro. La evidencia de esta trama desechada quedó evidencia por la correspondencia que tuvieron Siegel y el ilustrador Russell Keaton y del que ya se habló antes en esta página.