Un trágico accidente definió el destino de las películas de Disney.

La trágica razón por la que Disney casi no incluye mamás

(Disney)

Dice el psicoanalista Jaques Lacan que la madre “siempre produce estragos. Es estar dentro de la boca de un cocodrilo, eso es la madre. No se sabe qué mosca puede llegar a picarle de repente y va y cierra la boca. Eso es el deseo de la madre”. Y aunque es algo complicado explicarlo en una nota, podemos decir que la madre está presente todo el tiempo en la psique del sujeto. También ese era el caso de Walt Disney.

Si consideramos que las figuras tutelares siempre son pocas, mueren o desarrollan papeles secundarios en las películas de Disney, es natural que nos preguntemos, ¿por qué siempre sucede esto? Bambi, Simba, La Sirenita, La Bella y la Bestia, son ejemplos notorios de este asunto.

El productor de la compañía Don Hahn dio una aproximación a este fenómeno hace algunos años en una entrevista de Glamour y Gizmodo recuperó actualmente algunas respuestas. La primera razón es muy sencilla y tiene que ver con la manufactura de las películas.

Dice Hahn:

“Una razón es práctica porque las películas tienen una duración de 80 o 90 minutos, y las películas de Disney se tratan de crecer. Se trata de ese día de tu vida en el que tienes que aceptar la responsabilidad. En resumen, es mucho más rápido que los personajes crezcan cuando golpeas a sus padres. La madre de Bambi es asesinada, por lo que tiene que crecer. Bella solo tiene un padre, pero se pierde, por lo que tiene que crecer”.

Sí, esa teoría suena plausible, pues los relatos de Disney se caracterizan por ser iniciáticos y persiguen generalmente una estructura muy básica que se arraiga en el famoso monomito o viaje del héroe, como casi todas las historias del mundo.

El monomito es un término acuñado por el antropólogo y mitólogo estadounidense Joseph Campbell para definir el modelo básico de muchos relatos épicos de todo el mundo. Y, básicamente, podemos resumirlo así:

“El héroe se lanza a la aventura desde su mundo cotidiano a regiones de maravillas sobrenaturales; el héroe tropieza con fuerzas fabulosas y acaba obteniendo una victoria decisiva; el héroe regresa de esta misteriosa aventura con el poder de otorgar favores a sus semejantes”.

Una razón más oscura y triste

Bueno, así funcionan todas las historias de Disney, pero además existe una razón más para que las películas de la compañía utilicen la figura del padre ausente y, apelando a lo que decíamos al principio, tiene que ver con la madre de Walt Disney.

Cuando Walt obtuvo éxito en 1940 compró una casa para sus padres. Pero había un problema con el horno, así que Disney mandó a arreglarlo, pero cuando su padre y madre se mudaron, el horno goteaba y la madre de Walt murió víctima de una fuga. El ama de llaves entró a la mañana siguiente y sacó a sus padres al jardín, pero era ya tarde para ella. Su madre había muerto y su padre fue trasladado al hospital.

En la entrevista Don Hahn apuntala que la culpa persiguió a Walt Disney toda su vida y que por ello las figura materna no aparecía o aparecía poco en las películas de la compañía.

La figura de la madre y de la madre ausente terminó por repercutir en la creatividad de Walt, afortunadamente contar con un vehículo de escape o transferencia, lo ayudó a continuar con su vida, pero la mordida que ese “cocodrilo lacaneado” imprimió en su corazón no logró cicatrizar del todo.

fuente Glamour

temas