Patitos de hule flotando en el océano

En esta entrega de la Raropedia les traemos una absoluta locura humana: el ejército de patitos de hule que está flotando en el océano.

Los mares del mundo son misteriosos y complejos: hay abismos insondables y criaturas inimaginables. ¿Pero se imaginarían la sorpresa de un marinero al encontrarse con un ejército de patitos de hule flotando en medio del mar?

En 1992, un buque que partió de Hong Kong retacado de patitos de hule, el famoso juguete para la tina y vehículo de transporte predilecto de El Pingüino en Batman Returns, tiró unos contenedores al agua en medio de una enorme tormenta en el Pacífico. Desde ese momento y sin que nadie pudiera evitarlo, miles y miles de patitos de hule amarillos quedaron a la deriva en el océano.

“El envío de estos juguetes, que habían sido fabricados en China por esa empresa, partió de Hong Kong en un buque portacontenedores destinado a Tacoma, Washington. El 29 de enero de 1992, durante una tormenta en el océano Pacífico Norte los contenedores cayeron al agua. Uno de estos contenía 29,000 juguetes de baño infantiles con diversas formas: castores rojos, ranas verdes, tortugas azules y patos amarillos. En algún punto el contenedor se abrió (posiblemente debido a la colisión con otros contenedores o con el mismo barco) y los juguetes fueron liberados. Aunque se encontraban envueltos en plástico, diferentes pruebas mostraron que éste rápidamente se había degradado en el agua de mar permitiendo ‘escapar’ a los juguetes. A diferencia de muchos juguetes de baño, ‘Friendly Floatees’ no poseían agujeros así que al ser estancos no se llenaron de agua.”

Pero no crean que esta tragedia graciosa fue una simple anécdota. De hecho, estos queridos patitos sirvieron para crear mapas de las corrientes marítimas. Gracias a estos juguetes extraviados y a otros tantos desechos, el famoso oceanógrafo, Curtis Ebbesmeyer, pudo encontrar interesantes deducciones sobre la manera en que funcionan las corrientes marítimas.

Los patitos han viajado mucho y muy lejos: se han avistado en la Antártida, en las costas de Japón y en Estados Unidos. Claro, por el agua salada los patitos ya no son tan amarillos como solían ser… Aún así, se han convertido en íconos culturales y algunos de estos patitos extraviados han alcanzado precios dementes en subastas públicas.

“Moviéndose despacio con el hielo ártico, se predijo en cinco o seis años el tiempo para que los juguetes alcanzaran el Atlántico Norte donde el hielo se deshielaría y los liberaría. Entre julio y diciembre de 2003, ‘The First Years Inc’ ofreció 100 dólares como recompensa a gente que recuperó juguetes en Nueva Inglaterra, Canadá o Islandia. Blanqueados por el sol y el agua de mar, los patos y castores se han decolorado a blanco, pero las tortugas y ranas han mantenido sus colores originales. Se han escrito dos libros infantiles sobre los patos, y los mismos juguetes se han convertido en piezas de colección, alcanzando precios tan altos como 1,000 dólares.”

¿Ustedes cuánto pagarían por tener a uno de estos intrépidos patitos viajeros?

Leer en Wikipedia: Friendly Floatees.

fuente Wikipedia

temas