¿Qué es Steve: la luz resplandeciente que aparece en Canadá durante las noches?

Esta nueva maravilla natural te dejará con la boca abierta.

No, no se trata de una señal extraterrestre, tampoco son gases tóxicos en el paisaje canadiense, podría tratarse simple y asombrosamente de un nuevo tipo de aurora.

Todo empezó cuando un grupo de aficionados a grabar este fenómeno natural vieron algo inusual en cielo canadiense, había una, sobre todas las demás auroras, que sin duda era distinta. Entonces y desde hace algunos años, un grupo de investigadores están estudiando este fenómeno, al cual han nombrado, por el momento, Steve.

Pero, ¿qué es Steve y por qué no es una aurora común?

Una aurora es un fenómeno producido por la radiación solar que se deriva de una eyección de partículas provenientes del Sol que chocan contra la magnetósfera de la Tierra. Luego, las partículas cargadas son aceleradas en nuestra atmósfera por el campo magnético de la Tierra y toda esa energía la transfieren a los gases atmosféricos. Así la energía extra es liberada en forma de luz dando paso a las auroras.

Desafortunadamente, el espectáculo de las auroras generalmente sólo se aprecian muy cerca de los polos magnéticos, salvo algunas ocasiones cuando la radiación del Sol es muy fuerte y se pueden ver desde otros puntos más lejanos de la Tierra.

¿Qué es Steve: la luz resplandeciente que aparece en Canadá durante las noches?
Foto: Dave Markel

Pero Steve, al parecer, no funciona así. El Dr. Eric Donovan, profesor de física y astronomía de la Universidad de Calgary, determinó –gracias a captaciones de la Agencia Espacial Europea– que Steve es una tira de gas ionizado con un arco de 25 km que se mueve por el aire a unos 6.4 kilómetros por segundo hacia el oeste, y que su temperatura a 300 kilómetros por encima de la Tierra es de 3000° C. Este peculiar fenómeno se puede apreciar todo el camino desde la bahía del Hudson hasta los fiordos de la Columbia Británica.

En realidad, fue gracias a los Alberta Aurora Chasers (o Cazadores de Auroras de Alberta) y las fotografías de la ESA que lograron captar a Steve en todo su esplendor, con sus tonos rojizos y verduzcos. En un principio, algunos pensaron que se trataba de otro fenómeno conocido como un arco de protones, pero los científicos negaron esta posibilidad, pues las auroras de protones no son visibles a los ojos, son más amplias y más difusas.

¿Quién le puso tan ingenioso nombre?

No se trata de que algún tal Steve tomará la primera foto de la aurora y la bautizara con su nombre. En realidad, después de los avistamientos, el proyecto colaborativo de ciencia ciudadana Aurorasaurus emitió una llamada para que todos los aficionados a la cacería de auroras, retratarán avistamientos del mismo fenómeno. Al poco tiempo se reunieron cerca de 50 imágenes provenientes de Canadá, Estados Unidos, Reino Unido o Nueva Zelanda. Luego de definir que sí se trataba del mismo fenómeno, los científicos decidieron ponerle este nombre que, a decir, verdad no nos parece muy original.

Por supuesto es lo de menos, lo importante es que los científicos siguen estudiando el fenómeno para explicar qué lo provoca, pues de momento se puede considerar un tipo de aurora, distinta de las boreales o australes, pero no sabemos bien a bien cómo surge esta majestuosa maravilla.

vía The New York Times

fuente Agencia Espacial Europea

temas