La serie también es el primer programa de fantasía que gana el máximo galardón de la premiación.

Ayer por la noche, en el teatro Microsoft de Los Ángeles se llevó a cabo la 67º edición de la entrega de los Emmy, los premios más importantes de la industria de la televisión estadounidense. Sorprendentemente, Game of Thrones se alzó como la gran ganadora del evento.

Desde que se anunciaron las nominaciones a los Emmys hace un par de meses, todos los fans de la serie estaban pendientes de ver si en esta ocasión Game of Thrones lograría ganar el máximo premio como Mejor Serie Dramática, al que había estado nominado cuatro años consecutivos sin conseguir ganarlo.

La serie inspirada en los libros de George R. R. Martin no sólo obtuvo el premio a Mejor Serie Dramática, sino que obtuvo 11 galardones más, convirtiéndose en el primer programa de televisión que gana 12 Emmys en un mismo año, desbancando a The West Wing.

Además, gracias a que Game of Thrones se convirtió en la primer serie de temática fantástica que logra obtener el reconocimiento como la Mejor Serie Dramática del año. Peter Dinklage logró por segunda vez el premio al mejor actor de reparto en una serie dramática gracias a Game of Thrones.

Otra de las grandes triunfadoras de la noche fue Viola Davis, quien gracias a How To Get Away With Murder se convirtió en la primera actriz afroamericana en lograr el premio a la Mejor Actriz en una Serie Dramática. Veremos a Davis el año entrante interpretar a Amanda Waller en Suicide Squad, la cinta que llevará a los villanos de DC como protagonistas.

Amazon y Netflix consiguieron arrebatarle algunos premios a la televisión convencional, la primera el premio a mejor actor de comedia para Jeffrey Tambor y Mejor Director de Comedia para Jill Solowaypor, ambos por Transparent, mientras que Uzo Aduba, de Orange is The New Black, consiguió el reconocimiento como Mejor Actriz de Reparto en una Serie Dramática.

temas