Puede ser que te de pena o creas que eres muy educado, pero aguantarte no impedirá que ese gas busque una salida.

Flatulencia

(MattysFlicks)

A esa molestia o indisposición debida a la acumulación excesiva de gases en el aparato digestivo se le llama flatulencia, pedo, pum, gas, flato, gases, ventosidad y un largo etcétera de sinónimos que no viene al caso recordar. Tampoco está demás explicar lo que es, porque todos saben, aunque nunca lo dicen en voz alta. El motivo es que es considerado de mala educación echarse un gas enfrente de otros.

No sabemos si es por pena o porque huelen feo, pero la gente suele aguantarse las ganas de lanzar un flato en público, pero te tenemos una sorpresa: no hay nada que impida que ese gas salga a como dé lugar de tu cuerpo.

“Retener demasiado tiempo hace que la acumulación de gas intestinal eventualmente se escape a través de un pedo incontrolable”, explica la profesora de nutrición de la Universidad de Newcastle, Clare Collins.

Esa flatulencia no necesariamente tiene que salir por el ano, la doctora Collins explica que, si te aguantas el gas mucho tiempo, subirá por tu cuerpo y saldrá por tu boca en forma de eructo. Así que, sí, estás lanzando gases intestinales por tu boca.

Pero no solo es eso, el gas acumulado puede pasar a través de la pared intestinal y reabsorberse en la circulación. ¿Qué es peor?

Para responder la duda sobre quién emite más gases, otro estudio reveló que es parejo, así que tanto hombres como mujeres lanzan el mismo número de gases. Con un promedio de 8 “episodios de flatos” (un pedo único o una serie de pedos) al día.

También se descubrió que dietas ricas en fibra conducían a menos pedos, pero, eso sí, más grandes. Así que, ya sabes, come fibra si quieres tirar menos gases, pero más potentes.

fuente The Conversation

temas