El actor también ganó fama mundial como Simon Templar/El Santo.

A través de un comunicado difundido en la cuenta oficial en Twitter de Sir Roger Moore, la familia del actor dio a conocer su muerte. El actor falleció a los 89 años a consecuencia de un cáncer que lo aquejaba desde hace pocos meses.

“Con gran pesar, hemos de anunciar que nuestro amado padre, Sir Roger Moore, ha fallecido hoy en Suiza después de una corta pero valiente batalla contra el cáncer. El amor que le rodeó en sus últimos días fue tan grande que no puede ser cuantificado únicamente en palabras. Sabemos que nuestro amor y admiración serán amplificado muchas veces, a lo largo de todo el mundo, por gente que lo conoció a través de sus películas, sus programas de televisión y su apasionado trabajo con UNICEF, que él consideró su mayor logro. El afecto que nuestro padre sintió cada vez que se subió a un escenario o se puso frente a una cámara le empujó a seguir trabajando con casi noventa años encima, teniendo su última aparición pública en noviembre de 2016 en la escena del Royal Festival Hall de Londres. La multitud le vitoreó, dentro y fuera del escenario, haciendo temblar los pilares del edificio, situado justo a poca distancia de donde nació. Gracias Papá, por ser tú y por ser tan especial para tanta gente”.

En su juventud Moore tuvo una pequeña carrera militar dentro de la Royal Army Service Corps, donde alcanzó el grado de Capitán y tuvo a su cargo un batallón asentado en Alemania Occidental. Al final de este periodo se desempeñó como jefe de seguridad de los miembros del mundo del espectáculo que asistían a dar shows a las tropas inglesas, despertando en él un interés por la actuación.

En su época como El Santo.

Moore abandonó su carrera militar a los 21 años y entró a estudiar en la Royal Academy of Dramatic Art, alternando sus estudios con una carrera como modelo. Después de participar en incontables obras de teatro clásico y en algunas películas, la fama mundial le llegó por su genial interpretación de Simon Templar en la serie El Santo (The Saint). Templar, una especie de Robin Hood moderno, era interpretado por Moore como un hombre refinado que cumplía con el estereotipo del inglés flemático e irónico.

La fama de Moore ganada en El Santo le valió ser el candidato favorito para interpretar a James Bond cuando Sean Connery abandonó el personaje, pero los productores consideraron que era demasiado mayor para ser Bond (en ese entonces Moore tenía más de 40 años) y decidieron contratar a George Lazenby. Finalmente, la presión del público logró que Moore asumiera el papel de Bond en Live and Let Die, la octava cinta del espía inglés.

En sus últimos años de vida

Prácticamente desde que tomo el rol de Bond, Moore se apoderó del papel, y logró que el público lo apreciara con una intensidad similar a la que tuvo Connery. Moore se mantuvo como James Bond en siete películas más que, además de incluir aventuras y aparatos tecnológicos sorprendentes, adicionaron mucho humor para darle un toque especial a las cintas de Moore como el Agente 007.

Moore se retiró de la actuación, sólo regresando en poquísimas excepciones con algún papel pequeño o doblando alguna animación, hacia finales de los años noventa. A partir de entonces se dedicó a su familia y a recorrer el mundo como embajador de la UNICEF.

fuente Sir Roger Moore (Twitter)

temas