Para celebrar el centenario del enmascarado de plata, conozcan de viva voz una de sus aventuras más extrañas y divertidas.

El 23 de septiembre de 1917, en Tulancingo, Hidalgo, nació Rodolfo Guzmán Huerta. En 1942, el hombre quedaba atrás y la leyenda saltaba al cuadrilátero de la Arena Anáhuac. Santo, el enmascarado de plata, llegaba para quedarse.

El Santo es más que un deportista, un actor, un luchador; es un ícono de la cultura popular de México que es reconocido en todos los rincones del planeta. Su fama trascendió las fronteras del pancracio gracias al cine. Pero hay algo que separa al héroe cinematográfico del personaje de carne y hueso: su voz.

En las películas, el actor Víctor Alcocer prestaba su voz al Santo. Así, en el inconsciente colectivo del mundo se convirtió en la “presencia” galante del luchador por la justicia. Su tesitura no tiene nada que ver con la voz real de Rodolfo Guzmán Huerta.

Gracias al acervo sonoro de la Fonoteca Nacional, conocemos la verdadera voz del Santo. En una entrevista radiofónica para La X 730 en 1978, el Santo habla del inicio de su carrera deportiva, su litigio legal contra José G. Cruz, sus películas, los niños y una extraña anécdota luego de una lucha en Durango.

“Yo luchaba con, este… Gorila Macías tercero, en Durango, y exponía yo mi máscara contra su cabellera. Entonces gané .Pero el público, entonces no quedó muy conforme. Y entonces querían que me quitara la máscara. Se armó un broncón. Allí acabaron con el cine”, cuenta el Santo en la grabación.

El Santo cuenta su nerviosismo ante el caos del público, la llegada del ejército y la policía, y su huida a Torreón, Coahuila, en esta historia que no sabemos porque nadie hizo película.

Para celebrar el centenario del enmascarado de plata, en Código Espagueti decidimos hacerle justicia a esta increíble anécdota con un corto animado al que hemos bautizado como El Santo y el escape de Durango. He aquí una nueva aventura de nuestro máximo superhéroe nacional, narrada de viva voz por el hombre detrás de la máscara.

temas