El día que Arthur Conan Doyle regresó del más allá

Cuatro años después de su muerte un medium contactó con sir Arthur Conan Doyle y esto fue lo que tuvo que decir.

Sherlock Holmes es uno de los personajes más famosos de la literatura universal, su fama hizo que su creador lo amara y lo odiara tal vez, por igual. El detective privado trajo dicha y desdicha a Arthur Conan Doyle, pues hizo que su excelente pluma se perdiera entre los derroteros de la literatura policiaca. Sin embargo, el autor no sólo escribió excelentes historias de detectives, también tiene toda una veta como narrador de literatura fantástica y aventuras que le merecen un buen lugar en el panteón de las grandes plumas.

También te recomendamos: Francisco I. Madero y los fantasmas que iniciaron la Revolución Mexicana

¿A qué viene esto? Pues quizás la historia ya la conocen, pero lo que vamos a contar ahora obedece, precisamente más al orden de lo sobrenatural y es que el escritor de La Compañía Blanca fue un ferviente espiritista durante la última etapa de su vida y hasta su muerte, incluso, más allá.

Cuando ya era un autor reconocido, Doyle se sumo a la Sociedad Literaria y Filosófica de Portsmouth, donde se dedicó a estudiar fenómenos psíquicos relacionados con el más allá. A partir de ese momento se cuentan 20 sesiones espiritistas a las que asistió. Además, llegó a practicar la telepatía.

Si a eso le sumamos que se casó con Jean Elizabeth Leckie, su segunda esposa y quien decía ser medium, en 1907, las creencias de Conan Doyle en los sucesos parapsicológicos se intensificaron. Así, en 1918, publicó La Nueva Revelación, su primer trabajo espiritista y, un año después, El Mensaje Vital. Pero lejos de que considerara el espiritismo como un arte demoniaca, para Doyle se trataba de un verdadero regalo de Dios, así que profesaba una especie de espiritismo de fuertes tendencias cristianas.

Un mensaje del más allá

Hay que recordar que el espiritismo estuvo en boga durante el siglo XIX, y las mediums, así como las sesiones espiritistas eran capaces de impresionar a más de uno, al grado de no cuestionar ni siquiera si se trataba de algún truco.

Pocos meses después de su muerte (7 de julio de 1930), muchos mediums aseguraron que entraron en contacto con el escritor, sin embargo tuvieron que pasar cuatro años para que, finalmente se realizara una sesión espiritista multitudinaria con la finalidad de escuchar lo que sir Arthur Conan Doyle tenía que decir desde el más allá.

El 28 de abril de 1934, un medium llamado Noah Zerdin “contactó” a Arthur Conan Doyle en medio de una multitud en Aeolian Hall de Londres y, con ayuda de un fonógrafo, pudieron captar la voz del escritor.

Esto fue lo que el creador de Sherlock Holmes dijo:

Durante muchos años las grabaciones permanecieron perdidas, pero posteriormente uno de los descendientes del escritor las encontró y fueron donadas a la Biblioteca Británica como un documento histórico para la posteridad.

Una cosa más, el día de su muerte, cerca de 8 mil espiritistas se reunieron en el Royal Albert Hall de Londres para conmemorar al escritor. Entre la multitud, una famosa medium inglesa llamada Stelle Roberts dijo que vio entrar a Conan Doyle a la sala y sentarse junto a ella. O al menos, eso fue lo que le contó a su viuda.