Hombre de 40 años demanda a sus padres por tirarle su porno

Tenía almacenados casi 30 mil dólares en pornografía y juguetes sexuales en la casa de sus padres.
(Justinas Vosylius)

Un hombre de 40 años originario de Michigan, identificado sólo como Charlie, está demandando a sus padres por 87 mil dólares porque estos se atrevieron a tirar 12 cajas de cartón llenas de sus más preciadas pertenencias: cientos de películas, revistas y juguetes de temática sexual. Es decir, le tiraron todo su porno.

De acuerdo a éste estadounidense del medioevo que almacenaba todo su porno en dispositivos físicos, en lugar de datos como el resto de los habitantes del siglo XXI, tenía la nada despreciable cantidad de 29 mil dólares invertidos en el material que le tiraron a la basura. Eso sin hablar de los años que le tomó recolectar todo esto.

Los padres explicaron que su hijo regresó a la casa tras divorciarse en 2016 y un año después de mudó a Muncie, Indiana, en agosto de 2017. Charlie se fue dejando tras de sí sus cajas de porno.

“Contamos doce cajas móviles llenas de pornografía más dos cajas de juguetes sexuales, como usted los llama. Comenzamos ese día el proceso de destruirlos y nos llevó bastante tiempo hacerlo”, contaron sus papás a la cadena Fox News.

Charlie les reclamó a sus padres por correo electrónico. “Si tuvieras un problema con mis pertenencias, deberías haberlo indicado en ese momento y me habría ido a otro lado. En lugar de eso, eliges mantenerte callado y comportarte de manera vengativa”, escribió.

“Lo creas o no, una razón por la que destruí tu porno fue por tu propia salud mental y emocional” -respondió el padre, de acuerdo al email que sirve como prueba en el juicio – Habría hecho lo mismo si hubiera encontrado un kilo de cocaína crack. Algún día, espero que lo entiendas.

Antes de lanzar su desafío legal, el joven de 40 años había denunciado el incidente a la Oficina del Sheriff del Condado de Ottawa, pero se negaron a presentar cargos contra los padres. De acuerdo con la demanda, el reclamante envió a uno de los agentes de policía 44 correos electrónicos con una lista de todas las peliculas porno antiguas destruidas. Dos de los títulos perdidos en la basura fueron Frisky Business y Big Bad Grannys.