Consejos para adoptar una segunda mascota de compañía

¿No quieres que tu mascota se quede sola mientras trabajas? ¡Adopta una nueva!
(FatCamera / Getty Images)

Nuestras mascotas no reciben el reconocimiento que merecen. Después de soportarnos durante todo el encierro de la pandemia, ahora tendremos que abandonarlas para regresar a la “nueva normalidad.” Esto podría no ser un problema para nosotros, pero nuestros animalitos podrían sentirse abandonados luego de pasar todo este tiempo junto a nosotros. Una buena solución para esto es adoptar una segunda mascota para que les haga compañía, aunque debes tener en cuenta algunos consejos antes de que entre en tu vida y en tu casa.

También te recomendamos: Un año humano no equivale a siete años de perro, revela estudio científico

Según los especialistas, es un gran mito aquello de que “se llevan como gatos y perros”, ya que en realidad sí podemos hacer algunas cosas para hacer que convivan en armonía. De acuerdo con Gonzalo Caballero, médico veterinario zootécnico de Royal Canin, antes de adoptar una segunda mascota podemos hacer algunas de las siguientes cosas para que se lleven bien y no haga confrontaciones o peleas:

  • Antes de la llegada: por lo menos tres días antes de que el nuevo integrante se mude contigo, procura reacomodar las pertenencias de tu actual mascota en otra habitación, para así asignarle un espacio a cada uno y evitar que puedan sentirse invadidos. Adicionalmente puedes acercale a cada uno un pañuelo o juguete del otro con el objetivo de que se acostumbren a sus respectivos aromas y les sea más fácil reconocerse.
  • Durante el primer encuentro: si se trata de un gatito el que estás intentando adoptar y ya tienes un perro, lo ideal es que su primer encuentro o su “presentación” ocurra en un lugar abierto. El perro deberá estar sujetado con una correa, mientras que el gato tendrá que estar libre con la opción de salir corriendo si algo sale mal. Procura que se encuentren a una distancia de al menos 30 cm.
  • Durante la convivencia: se recomienda que al menos durante los primeros tres días se mantengan separados y tan solo convivan en momentos en los que puedas supervisarlos. Durante este tipo de encuentros podrás acariciarlos a ambos para que se familiaricen con sus aromas. Otra opción viable si no puedes vigilarlos todo el tiempo es colocarlos en habitaciones separadas con puertas de seguridad para bebés o “cercas” a las que puedan acercarse por curiosidad para ver al otro
  • Cuando tengas que ausentarte de casa por un largo rato se recomienda dejarlos en cuartos separados, pues así evitas que alguno pueda resultar lastimado por el otro durante tu ausencia

Si necesitas la ayuda de un especialista para diseñar una rutina de integración más específica puedes consultar a un etólogo, que mediante la observación del comportamiento de tus mascotas te dirá cómo puedes lograr que se lleven bien.