Descubren bocetos inéditos de El Principito hechos por Antoine de Saint-Exupéry

Los bocetos pertenecían a un coleccionista alemán llamado Bruno Stefanini.
(Foto: Fundación para el Arte, la Cultura y la Historia de Winterthour)

Cuando El Principito fue publicado en 1943, seguramente Antoine de Saint-Exupéry no imaginó que su obra (ahora de dominio público) sería un gran éxito y que se convertiría en una de las novelas más famosas de la historia. Y ahora, al norte de Suiza, en una antigua construcción fueron hallados una serie de bocetos de Saint-Exupéry que se encontraban abandonados entre otras cientos de obras de arte.

También te recomendamos: Elejendria: El mejor sitio para descagar libros gratuitos en español

Según narró Elisabeth Grossmann, conservadora de la Fundación para el Arte, la Cultura y la Historia de Winterthour, a la agencia de noticias AFP, los dibujos fueron encontrados en un perfecto estado de conservación, sin la fecha en la que probablemente fueron creados y escondidos dentro de una carpeta de cartón. Pero al parecer, corrieron con mucha suerte, ya que según explicó Grossmann, la mayoría de las otras obras que fueron encontradas junto a los dibujos de El Principito estaban en muy mal estado.

Son tres los bocetos que hallaron: el bebedor en su planeta, la famosa boa (en forma de sombrero) que digiere a un enorme elefante, que además incluye notas escritas, y el Principito y el zorro. También, y tal vez sea lo más interesante de este hallazgo, encontraron un poema con pequeñas ilustraciones dedicado a la escritora Consuelo de Saint-Exupéry, quien fue esposa del artista.

Las pinturas fueron hechas sobre papel de correo aéreo con tinta china y acuarelas:

(Foto: Fundación para el Arte, la Cultura y la Historia de Winterthour)

(Foto: Fundación para el Arte, la Cultura y la Historia de Winterthour)

Según tenemos entendido, las piezas fueron adquiridas hace casi treinta décadas en la ciudad de Bevaix, Suiza, en 1896, por un coleccionista alemán llamado Bruno Stefanini. Este hombre, que falleció hace apenas un año (a los 94 años), era el propietario de uno de las más grandes colecciones de arte en Suiza. E incluso, fue el creador de la  Fundación en Winterthour para administrar su patrimonio.

En 1944 Antoine de Saint-Exupéry falleció y el resto es historia.