Apple vs Epic Games: Guía breve para entender el pleito legal

Apple y Epic Games están en una batalla legal que podría cambiar la App Store por completo. ¿Sabes de qué va el problema? Mira esta nota donde te lo explicamos.

Lo que parecía un capricho por parte de los creadores de Fortnite y una estrategia de “publicidad” gratuita, se ha vuelto realidad. Epic Games y Apple se enfrentarán en un juicio sin precedentes en Estados Unidos. La batalla entre estos dos gigantes tiene tres objetivos trascendentales: que todo el mundo pueda hacer bailes de Fortnite, que Epic reciba todo el dinero por ello y que cambie la naturaleza hermética de la App Store.

El 3 de mayo ambas empresas tuvieron su primer juicio para determinar si Apple tiene prácticas monopólicas o si Epic tiene ambiciones demasiado desproporcionadas.

No te preocupes si estás desactualizado con el caso. A continuación te vamos a resumir de qué va el juicio y qué podrá cambiar en el futuro próximo.

El contexto de Epic vs las tiendas de apps de Smartphones

Fortnite es uno de los productos más asombros que hemos tenido en entretenimiento desde hace ya varios años. No te cobran por jugarlo y aún así ha hecho absurdamente millonarios a los dueños de Epic.

El punto central de la monetización está en los pagos pequeños de la plataforma. No hay secreto en ello. Epic gana dinero cada que compras un skin o un pase de temporada con valor de 10 dólares. Es un trato justo para todos.

Cuando Fortnite llegó a los celulares, se topó con una barrera enorme. Las tiendas de apps de Google y Apple exigían un porcentaje de cada transacción que se realizara dentro de sus plataformas. Esto no supone tanto drama para muchas empresas, pero Epic Games literalmente solo recibe dinero de esas transacciones. Esto quiere decir que solo por querer llevar su juego a más personas, ellos tendrían que “regalar” alrededor del 30% de sus ganancias totales, en cada plataforma.

A partir de aquí Fortnite evitó darle ese porcentaje a Google gracias a sus alianzas con Samsung y a impulsar la descarga de su aplicación directamente de sus servidores. Después de todo, en Android todos pueden instalar lo que quieran, desde donde quieran. La gente en Android podía disfrutar de los productos de Epic saltándose el impuesto de Google, pero con Apple la cosa fue distinta.

El enemigo que sobra es Apple

Epic Games quería llegar a los iPhone y iPads de todo el mundo y ciertamente los usuarios jugarían Fortnite aunque sea por curiosidad. El problema que encontraron era simple y duro. El ecosistema de Apple es, casi por antonomasia, cerrado y monopolizador. No había forma de llevar el juego a los usuarios de Apple sin pasar antes por la App Store. Apple es dueña absoluta del “espacio” que envuelve a sus consumidores, obligando a las empresas a aceptar sus términos si quieren acceder a esa cuota de mercado.

Aunque aceptaron en un principio, Epic games decidió retirar Fortnite de la App Store.

Los dueños de Epic Games, en lugar de aceptar la derrota como muchos otros, decidieron demandar a Apple por prácticas monopólicas y de esa manera entrar al ecosistema sin pagar la cuota del 30% obligatoria que impone la marca.

Las demandas

La resolución a la que se tiene que llegar podría cambiar por completo (y no exageramos) el mundo de las apps. ¿Es la App Store una plataforma universal y neutral donde se facilite el libre mercado? ¿Debería ser Apple libre de restringir quien entra y quien no a sus teléfonos?  La compañía menciona que están en todo su derecho de tener el control total de la tienda y cobrar “impuestos” por vender dentro de ella pues construyó por años su base gigantesca de usuarios con su dinero.

Mientras tanto Epic Games menciona que es una clara práctica monopólica que impide el desarrollo de la competencia. Una practica que, según los ideales profundos estadunidenses, es algo aborrecible.

Muchos políticos se han mostrado a favor de Epic Games y han aceptado que Apple sí tiene el monopolio del ecosistema basado en iOS.

Cualquiera que sea el caso, nos acercaremos a la resolución durante el mes de mayo.

 

ANUNCIO