(DC Comics)

Son mucho más que los “Superman y Batman” gay, son los amantes más rudos del planeta.

Superman y Batman, sin duda, son dos personajes históricos en la ficción moderna, y fueron el pilar en el que se construyeron nuevos universos, sin mencionar que han dictado los parámetros bajo los que se construyen los “superhéroes”; extraños aventureros con doble identidad, que luchan por el bienestar social y la justicia.

Superman y Batman, el día y la noche; la esperanza y el temor. Uno tan necesario como el otro. Han sido objeto de reinterpretaciones, algunas extrañas, otras más básicas, que solo narran una aventura más de World’s Finest con otros personajes calcados de los originales, por no tener los derechos pertenecientes a DC Comics. Entre todas la versiones que existen de ellos, una de las más recientes es también una de las más necesarias: Apollo y Midnighter.

Lo primero que debes de saber de Apollo y Midnighter es que son homosexuales, lo segundo es que son compañeros de aventuras y lo tercero es que se aman como pocas veces hemos visto en las relaciones de los cómics. Son amantes, esposos, padres adoptivos y héroes de la Tierra por derecho propio.

En un medio dominado por hetero-machines, el publico amó a los personajes casi de inmediato, ¿saben lo importante que son Apollo y Midnighter? Sus historias siempre han sido aclamadas por la crítica por ser pasionales y sentirse reales, pese a toda la fantasía que siempre las envuelve.

Evidentemente los personajes tienen el elemento “súper” en su ser. Midnighter es Batman; un metódico peleador, con una super computadora en la cabeza que puede calcular más de un millón de maneras de vencer en una batalla que todavía no ocurre, él ha hecho suyas las sombras. Apollo es el dios hijo del sol, tiene casi los mismos poderes de Superman y ninguna de sus debilidades.

Creados por el maestro Warren Ellis y el excelso dibujante Bryan Hitch para el universo Wildstorm (creada por Jim Lee), las andanzas de Apollo y Midnighter los han llevado a ser parte de Stormwatch y The Authority, equipos de vigilantes súper violentos, encargados de proteger al planeta. Cuando DC Comics absorbió Wildstorm los personajes pasaron a ser parte del universo principal de la editorial.

En sus historias como pareja, la motivación siempre es el amor. En su última mini-serie, Apollo es secuestrado por unas huestes infernales y Midnighter viaja al inframundo para rescatarlo, matando a la mitad de la población del infierno a puñetazos.

Midnighter es un tipo rudo, y en su universo es la persona más temida por el nivel de violencia que llega a generar; pero en su casa, con Apollo, es elocuente y romántico; sin mencionar que siempre está dispuesto a tener sexo con su pareja. Un personaje homosexual que sí tiene sexo, es mucho más de lo que Marvel podría hacer con sus personajes LGBT.

“Espectacular”, “vertiginoso”, “violento” o “trepidante” siempre son conceptos que podrás encontrar relacionados con cualquier reseña de los personajes y casi nunca “gay”; esto se debe – en mi muy paupérrima opinión- a que una gran parte de los fanáticos del cómic realmente no se preocupan por la sexualidad de los personajes.

El cómic no está hecho para que un heterosexual pueda fisgonear en la vida de los superhéroes gay; sino para que la comunidad LGTB tenga personajes con los cuales pueda identificarse y resulta que son tan, pero tan buenos, que el resto de los fanáticos de los cómic los acepta y disfruta como cualquier historieta del mundo.

Sobre esto, tiene algo que decir el escritor de la nueva miniserie de Apollo y Midnighter en DC Comics, Steve Orlando; él explica que nunca han tenido una escena al estilo Kitty Pryde (de los X-Men) gritando a la cámara mientras apunta con el dedo “¿Eres Gay?”, porque los cómics ya se ha alejado de eso. En los cómics hay personas de todas las nacionalidades, religiones y preferencias porque así es el mundo real.

“Se supone que los cómics nos muestran un mundo en el que queremos vivir. Hay drama en ellos, pero… esa historia ha sido contada. No queremos que la gente se sienta bien poniéndola en una escena conviviendo con “los otros”; porque es algo que ya hacen todos los días”, asegura el escritor.

Y, ni hablar, eso es afortunadamente cierto.

Si ustedes quieren conocer a estos dos personajes les recomendamos que lo hagan a través de su más reciente miniserie, Midnighter and Apollo, publicada por DC Comics. La historia corre a cargo del ya mencionado Steve Orlando y el estupendo arte de Fernando Blanco con ayuda de Romulo Fajardo Jr y John Rauch en los colores. La obra no sólo ha sabido capturar la esencia de los amantes que se han jurado ir uno por el otro hasta el infierno (literalmente) sino que la acción trepidante inunda cada viñeta.

temas