Se acerca uno de los fines de semana más especiales del año. El Halloween y el Día de todos los santos (Día de muertos, en México) se acerca, y seguramente estás buscando algunas cosas para poner a punto el ambiente.

Sabemos que no hay estado más acertado para el fin de semana que se acerca que el del espanto. Si lo que estás buscando es experiencias aterradoras que te quiten el sueño y te envuelvan en un ambiente francamente perturbador, te recomendamos cinco novelas que te harán pasar un día de todos los santos con el pulso acelerado.

1. Melmoth el Errabundo

novelas-perturbadoras01

Para 1820 la novela gótica parecía haber agotado todos sus recursos. Los mismos motivos aparecían una y otra vez y no había muchas sorpresas para los lectores acostumbrados a estos relatos. Parecía que el gótico había pasado definitivamente, hasta que el excéntrico clérigo irlandés Charles Maturin dio a la imprenta Melmoth el Errabundo. Con esta novela no sólo rompe el ciclo de los motivos góticos, sino que introduce la visión abismal de la vida y el cristianismo desde una perspectiva dramática y profundamente dolorosa.

Esta novela representa la otra cara del miedo a la muerte: la vida eterna. Después de realizar un pacto con el diablo, Melmoth no envejece y se encuentra condenado a seguir viviendo, hasta que en su camino se cruce alguien que quiera tomar la maldición para sí. Pero, ¿qué tan malo podría ser vivir para siempre? En clave cristiana, el personaje anda por el mundo cansado de la vida e imposibilitado de encontrarle fin; le roba la vida eterna al paraíso y convierte su estadía en la tierra en un sufrimiento sin límites. En su andar se encuentra con los viejos infiernos terrenales: el manicomio, la cárcel y la inquisición; y se enreda en ellos en un sufrimiento constante. Vivir para siempre eventualmente se convertirá en una condena y ver errar a Melmoth no puede sino causarnos una compasión extraña y bastante perturbadora.

2. Eso

Pennywise-GIFs-pennywise-26624014-500-274

Muchos lectores desconfían de Stephen King. Después de todo, pocos escritores han dejado una huella tan profunda en el cine hollywoodense como él; y en cierta forma persiste la idea de que los buenos escritores siempre son los menos conocidos. King podría no ser el mejor autor estadounidense de los últimos años, pero sus novelas son eficaces y sorpresivamente inteligentes. Se puede hacer un acercamiento superficial al autor y pasar momentos de auténtico terror, pero cuando vemos más de cerca sus obras notamos un temblor profundo. Y es que pocos escritores pueden causar resonancias tan poderosas en nuestros miedos más ocultos.

Seguramente muchos de ustedes están familiarizados con la miniserie de televisión It de 1990, gracias a la cual nuestra generación desarrolló una coulrofobia masiva. Aunque tiene bastante calidad, omite los asuntos relacionados con la sexualidad y la violencia, los cuales son fundamentales para entender la historia. Eso es más que sólo un payaso diabólico, es la representación de los terrores de la infancia: no hay duda de que nuestro temor nunca es tan transparente como en la niñez. Los niños de Derry le ponen de máscara de payaso a los eventos más traumáticos de sus jóvenes vidas: el abuso sexual, el aislamiento social, la depresión, la debilidad física, la falta de cariño, el fracaso, etc. Sinceramente, yo pienso que la resolución final del autor es bastante floja, pero el desarrollo de esta extensa novela  y su relación con los traumas infantiles son extraordinarios.

3. Soy leyenda

novelas-perturbadoras03

Esta novela es todo un clásico de vampiros del siglo XX. Probablemente algunos de ustedes ya la habrán leído y otros la conocerán por la lamentable adaptación protagonizada por Will Smith. El autor, Richard Matheson, tiene un largo historial como cuentista y guionista de programas de televisión como The Twilight Zone; quizá de ahí le viene el fervor por tramas retorcidas que desembocan en un final inesperado.

La novela tiene como protagonista a Robert Neville, un sobreviviente de un virus que convierte a los seres humanos en vampiros. La soledad, el miedo constante y el aislamiento afectan severamente su mente, y se convierte en un ser emocionalmente frágil y al mismo tiempo sumamente violento. Este relato explora las relaciones que entablamos con nuestros propios temores y cómo el aislamiento nos convierte en seres inestables. ¿Qué pasaría si nos volvemos en el verdugo de nuestros propios miedos?, ¿quién sería el monstruo entonces?

4. Otra Vuelta de Tuerca

novelas-perturbadoras04

El autor estadounidense Henry James fue un maestro a la hora de narrar lo extraño. Se encontraba obsesionado con el sentimiento de sentirse “fuera de lugar”, de no pertenecer; y en algunas ocasiones esa obsesión abría paso a lo desconocido. Muestra de ello es esta estupenda novela.

El gran Alfred Hitchcock decía que “no hay nada más aterrador que una puerta cerrada”, y tenía mucha razón. ¿Qué puede haber más perturbador que lo desconocido, que lo que no sabemos que existe, pero nos amenaza? En Otra Vuelta de Tuerca Henry James construye un relato que raya en la locura, en donde nunca sabemos si los fantasmas son “reales” o no. ¿Será que estamos más preparados para aceptar la locura que la existencia de lo sobrenatural?, ¿o más bien somos tan supersticiosos y paranoicos que preferimos una explicación fantasmagórica antes que aceptar el desequilibrio mental?

5. A Sangre Fría

novelas-perturbadoras05

Con este relato, Truman Capote inventó un nuevo género literario que corre entre el periodismo y la literatura. La non-fiction novel, o novela testimonial, de Capote implica un riesgo quizá muy alto. Con la ficción en general siempre podemos tomar distancia y convencernos que lo que vemos o leemos no es real, pero qué pasa cuando los terribles acontecimientos “sucedieron realmente”. La escritura de este libro causó tal impactó en el autor, que nunca más volvió a escribir otra novela.

A Sangre Fría no es un relato de terror, ni nada parecido. Su raíz perturbadora viene del hecho de que los personajes y sus acciones están basados en una profunda investigación periodística. Después de leer este relato, ningún lector puede permanecer tranquilo. El asesino y psicópata Perry Smith termina por convertirse en un personaje simpático para nosotros e incluso para el mismo Capote. En un punto incluso creemos su historia y justificamos sus acciones por la dura vida que tuvo. Pero cuando el autor nos pone cara a cara frente a su sed de sangre nos damos cuenta que hemos caído en la trampa del asesino. Sin duda, leer A Sangre Fría es una experiencia por demás inquietante.

temas