El auto cuenta con un sistema de inteligencia artificial para ofrecerle a los usuarios una experiencia más “emotiva”.

Al parecer los conceptos de las grandes marcas de automóviles del mundo están acaparando CES 2017. El día de hoy Toyota tuvo la oportunidad de presentar su Concept-i, un prospecto que como todo auto futurista apuesta por una conducción autónoma, puertas que no abren de manera común y un diseño cercano a los vehículos del clásico de Nintendo, F-Zero. Pero el mayor atributo del coche está en su sistema de inteligencia artificial: Kirobo, el robot de Toyota que te acompaña a todos lados.

Kirobo está diseñado para crear una relación emocional entre el automóvil y su dueño, ya que puede medir las emociones y atención del conductor, al tiempo que sabe dónde te encuentras geográficamente y cuál es el estado de la carretera. El Concept-i cuenta con un volante y pedales para que los usuarios puedan manejar cuando quieran, pues Toyota está consciente de que la transición a la autonomía total es paulatina.

Además, el coche diseñado en el Calty, el Centro de Investigación de Diseño de Toyota ubicado en Newport Beach, California, tiene un nuevo sistema operativo llamado Yui, el cual muestra el tipo del manejo al frene del automóvil, permite que las puertas muestren un mensaje de bienvenida al abrir el auto y, lo mejor, la parte trasera del auto puede mandar mensajes preventivos a los conductores que están detrás del Concept-i.

Al interior el sistema se comunica a través del tablero táctil y mediante mensajes sonoros, además tiene otras amenidades como el piso que cambia de color dependiendo el modo de manejo. No sabemos nada más del Concept-i: cómo será su batería, duración de la carga, etc. Mucho menos, como ha venido sucediendo estos días en CES 2017, sabemos cuándo será fabricado. Aunque su jefe de diseño, Ian Cartabiano, dijo que es un auto que bien podría fabricarse en 2030.

vía Engadget

fuente Toyota

temas