La película fallida de Spider-Man de James Cameron: “hiperrealista y cruda, solo un tipo con su traje horrendo”

En el mundo imaginado por Cameron, no había cuentos de hadas. Solo un chico con su traje y toda la crudeza de la realidad
El mundo que imaginaba Cameron era demasiado crudo para Spider-Man | Imagen: AMC / Marvel Comics

Aquella idea de que los superhéroes tienen que ser explorados desde una óptica realista y ser menos idealizados no es nuevo ni patentado por DC Comics (o Zack Snyder). James Cameron, en algún punto, quiso darnos una visión de Spider-Man completamente distinta a lo que habíamos visto en los cómics o con las películas de Sam Raimi del 2002. El director quería mostrarnos una encarnación de Peter Parker fuera de los cuentos de hadas enfrentándose al lodo de la realidad, muy al estilo de Batman y The Dark Knight de Christopher Nolan, pero, según cuenta el director, a las compañías les dio miedo el éxito.

En el reciente libro Tech Noir: El arte de James Cameron el director de Titanic y Avatar relató un poco sobre su fallida película de Spider-Man. Esta al parecer pecaba de hiperrealista y blasfemaba contra el héroe arácnido pues la situaba en el mismo tono que películas como Alien.

“Quería hacer algo que tuviera una especie de realidad ruda. Los superhéroes, en general, siempre me han parecido un poco fantasiosos, y quería hacer algo que estuviera más en la línea de Terminator y Aliens, que te hicieras a la idea de la realidad desde el principio. Así que estás en un mundo real, no estás en una mítica Ciudad Gótica. O Superman y el Daily Planet y todo ese tipo de cosas, donde siempre todo tenía un caracter metafórico y de cuento de hadas. Yo quería que fuera así: Es Nueva York. Es ahora. Un tipo es mordido por una araña. Se convierte en un sujeto con poderes y tiene la fantasía de ser Spider-Man, y hace este traje y es terrible, y luego tiene que mejorar el traje, y su gran problema es el maldito traje. Cosas así… Quería basarlo en la realidad y en la experiencia humana universal.” cuenta Cameron en su libro.

James Cameron fue el responsable de Terminator y Spider-Man pudo parecerse a esa película | Imagen: Especial

Pero si aquello no se hizo fue por el conflicto legal que había entre Sony y Fox por los derechos de ese personaje.

“De repente, era una pelota libre. Intenté que Fox la comprara, pero aparentemente los derechos estaban un poco enturbiados y Sony tenía un apego muy cuestionable a los derechos y la Fox no quiso apoyar. El ex presidente de  Fox simplemente no quiso apoyar la película. No quería entrar en una pelea legal. Y yo dije: ‘¿Estás bromeando? Esto podría valer, no sé, mil millones de dólares’. 10 mil millones de dólares después…” recriminó el aclamado director.

Aunque ya no dio más detalles sobre la trama o algunos artes visuales sobre su película de Spider-Man, James Cameron sí terminó por admitir que dicha experiencia fue tan frustrante que a partir de entonces jamás quiso trabajar con propiedades intelectuales de terceros.

Varios años después Christopher Nolan le propuso la misma visión a Warner Bros pero con su Batman, ellos sí aceptaron y terminamos por ver una de las mejores trilogías del cine de superhéroes. ¿Te imaginas a un Spider-Man al estilo The Dark Knight? ¿Será que el Hombre Araña, al igual que con Superman, está prohibido en un mundo cruel y despiadado?

***

NANI?, un vlog donde  discutiremos los temas centrales de la agenda del entretenimiento audiovisual asiático, principalmente de la industria japonesa. No te lo pierdas en nuestro canal de YouTube

ANUNCIO