Desde hace un par de semanas la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) empezó el estudio de las cinco zonas probables en las que Rosetta podría abordar al cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko. Hoy por la mañana se hizo oficial el sitio elegido.

La ESA anunció que, después de tomar en cuanta múltiples factores, se eligió que el punto más idóneo para que Rosetta consiga que su robot explorador Philae aterrice con éxito sobre el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko es la parte del astro conocida como “zona J”. Esto se debe a que, entre otras cosas, es una de las caras más planas del cometa, además de que será uno de los puntos con mejor iluminación al momento del aterrizaje.

Si no existen problemas, en un par de meses todo estará listo para que la sonda Rosetta envíe a  Philae, un robot de investigación del tamaño de una hielera pero de 100 kilos de peso.

La zona J, de un kilométro cuadrado, donde aterrizará Philae
La zona J, de un kilométro cuadrado, donde aterrizará Philae

El objetivo de Rosetta es descifrar la constitución del cometa, y con la información obtenida, ayudar a descifrar las claves que expliquen cómo los planetas se formaron alrededor del Sol, además de poder determinar si es factible que se forme agua en un cometa.

Los expertos de la ESA han elegido una segunda zona, en caso de que la primera presente un imprevisto de último momento, siendo la “zona C” la que cumplirá con ese rol. Por el momento, se espera que el aterrizaje de Philae se realice el próximo 11 de Noviembre, cuando el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko se encuentre a 450 millones de kilómetros del Sol.

De conseguir su objetivo, este sería el primer caso en que un objeto mecánico manejado desde la Tierra consiga abordar un objeto espacial en movimiento.

fuente ESA

temas