Sin presupuesto para fabricar prueba rápida de la UNAM para detectar el Covid-19

A pesar de que el proyecto de la Facultad de Ciencias para detectar el Covid-19 sigue avanzando, denuncia que no hay dinero para su fabricación.
(Foto: Getty Images)

La Facultad de Ciencias de la UNAM consiguió realizar una prueba rápida y barata para detectar el Covid-19 en pacientes infectados, pero tal parece que la fabricación masiva del proyecto se encuentra estancada por la falta de presupuesto e infraestructura necesaria, como denunció la directora de la facultad, Catalina Stern.

En teoría se espera que la prueba, que lleva al menos seis años siendo desarrollada por científicos y alumnos del Laboratorio Nacional de Soluciones Biomiméticas para Diagnóstico y Terapia (Lansbiodyt), sea accesible para toda la población dadas sus características y el costo de su fabricación que ronda los 300 pesos. Pero desafortunadamente, Stern señaló que hasta este momento, no está claro quién podría financiar el proyecto para comenzar la fabricación masiva de los diagnósticos, que incluso podrían estar a la venta en farmacias locales cuando finalmente obtenga la autorización del Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicas (InDRE) y la validez de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

“Cuando el proceso termine y el InDRE autorice, que espero sea la próxima semana, y luego Cofepris autorice también, necesitaremos fabricar millones de estas pruebas: ¿quién va a dar el dinero?, no es claro, ¿quién va a comercializarlos? Nosotros quisiéramos que llegara a un buen precio a todos los hospitales y centros de salud”, dijo Stern.

Stern también denunció durante el foro virtual “Innovación biotecnológica en México” que desde 2014, cuando los investigadores comenzaron a producir esta prueba para medir glucosa e insulina, jamás habían recibido los recursos necesarios. Sino hasta hace dos o cuatro semanas, cuando emplearon su técnica para la detección del SARS CoV-19, pero indicó que aún no es suficiente dado que se requiere de infraestructura y equipos para producir las pruebas de manera masiva. E incluso señaló que los estudiantes, algunos hasta con posgrado, ni siquiera reciben un pago por su trabajo.

La especialista explicó que la pandemia simplemente evidenció que en México hay un enorme descuido en la ciencia, específicamente en la biotecnología, al no contar con ninguna especie de apoyo ni marco regulatorio.