Se multiplicaron los restos de mamut encontrados en Santa Lucía

Santa Lucía ya es el sitio de mamuts más grande que haya sido descubierto antes.
(Foto: INAH)

El futuro aeropuerto de la Ciudad de México ahora es el sitio arqueológico con la colección más grande de huesos de mamut que jamás haya sido encontrada. Como se informó anteriormente, investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia habían encontrado los restos óseos de entre 60 y 70 mamuts en la base aérea de Santa Lucía, pero el número de esqueletos hallados ya se triplicó.

De acuerdo con el último reporte de las excavaciones realizadas en los terrenos del futuro Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, ya fueron encontrados 200 esqueletos, incluyendo los restos de camellos, caballos y bisontes. En total, ya se cuenta con un inventario de 8 mil huesos. De acuerdo con Science Alert, el hallazgo inicial comenzó cuando el pasado mes de noviembre se encontraron dos trampas de mamut realizadas por humanos en un vertedero  de basura en el pueblo de Tultepec, que contenían al menos 14 mamuts.

Las trampas estaban localizadas a 19.3 kilómetros de Santa Lucía. Y en mayo, los investigadores descubrieron el lecho seco del lago Xaltocan había  60 esqueletos de mamut. Desde entonces la cifra ha ido en aumento.

“Hay demasiados. Hay cientos”, dijo a The Associated Press Pedro Sánchez Nava, arqueólogo del instituto.

(Foto: INAH)

Se cree que los mamuts llegaron a América del Norte hace un millón de años, y se piensa que su vida era tan larga como la de un ser humano, alcanzando edades de entre 70 u 80 años. Según explican, es posible que esta especie de mamuts no fuera tan peluda como sus homólogos de Europa debido al clima cálido de la región y también se cree que se extinguieron hace 10 mil o 13 mil años, y en parte, gracias a los cazadores prehistóricos.

Según los investigadores del INAH, es muy posible que los cazadores hayan asesinado a los mamuts en los pozos descubiertos en Tultepec, pero aún no han conseguido explicar cómo fue que llegaron hasta el lago Xaltocan. Se piensa que pudieron haberse quedado atrapados en el fango a lo largo de la orilla del luego atraídos por los alimentos, las hierbas y las cañas del lago, pero también cabe la posibilidad de que los cazadores hayan guiado a los mamuts hasta ese punto para aprovecharse del terreno y acabar con ellos.

También podría ser el caso de que los mamuts murieran a raíz de la pérdida del hábitat que causó el calentamiento del clima cuando llegó a su fin la edad de hielo. “Creo que al final la decisión será que hubo un efecto de sinergia entre el cambio climático y la presencia humana”, dijo a AP  el paleontólogo Joaquín Arroyo-Cabrales. 

Los arqueólogos también han encontrado herramientas realizadas parcialmente con huesos de mamut.

ANUNCIO