Rusia derrama por accidente 20 mil toneladas de petróleo en el Ártico

Declararon estado de emergencia en Norilsk debido al accidente.
(EFE)

La región siberiana de Rusia cerca del Ártico fue víctima de un masivo derrame de petróleo durante los pasados seis días. El accidente propagó en las aguas de un río de la ciudad de Norilsk cerca de 21 mil toneladas de crudo, y ya es catalogado como el más grande en la historia de la región de Siberia. El presidente Vladimir Putin declaró estado de emergencia a consecuencia del derrame, y reprendió a las autoridades locales por esperar tanto tiempo para avisar al gobierno federal ruso.

También te recomendamos: Los cubrebocas desechables ya están llegando a los mares, y eso no es bueno

El accidente comenzó desde el 29 de mayo pasado cuando uno de los tanques de la central eléctrica de Norilsk sufrió una perforación por causas aún desconocidas. La empresa refinadora Nornickel señala que el accidente pudo haberse originado por la descongelación del suelo de permafrost, lo que habría dañado el tanque contenedor.

“El tanque de almacenamiento tiene muchos años y las obras se llevan a cabo en el permafrost, por lo que el monitoreo debe realizarse de forma permanente, y la pregunta es si esto se lleva a cabo” declaró Boris Morgunov, director del Instituto de Ecología de la Escuela Superior de Economía.

Las autoridades federales de Rusia se enteraron del accidente por redes sociales, ya que las personas de la región subieron fotografías del desastroso accidente. Por eso mismo la respuesta para contener el derrame fue tardía. Varios equipos se encuentran retirando el crudo de las aguas del río, pero se teme que podría llegar al lago Pyásino si no se dan prisa. Aunque eso sí, residuos del combustible ya están presentes en el agua, y son casi imposibles de remover.

Las autoridades calculan que el petróleo podría retirarse en su mayor parte en un período de entre 10 y 15 días, aunque el ministro de Recursos Naturales Dimitri Kobilkin no cree que sea posible eliminarlo por completo. Al momento se confirmó que 100 de las 21,000 toneladas vertidas en las aguas del río han sido removidas.