Rusia aprobó la primera vacuna contra el Covid-19: Sputnik V

El presidente ruso, Vladimir Putin, reveló que incluso una de sus hijas participó en los experimentos.
(Foto: Getty Images)

Rusia aprobó la primera vacuna contra el Covid-19, lllamada Sputnik V, según informó el presidente ruso, Vladimir Putin. Es el primer país del mundo que dice haber conseguido una cura para el coronavirus, en medio de lo que se ha caracterizado como una carrera entre naciones, en especial contra Estados Unidos, para hallar una vacuna que sea eficaz contra el Covid-19. Sin embargo, la comunidad científica fuera de Rusia tal parece que no confía por completo en Sputnik V debido a una serie de inconsistencias en su desarrollo.

También te recomendamos: Hackers rusos atacan organizaciones que desarrollan vacuna contra Covid-19

Vladimir Putin aseguró que la primera vacuna contra el Covid-19 funciona “con bastante eficacia” y que “forma una fuerte inmunidad”. Además, de acuerdo con Reuters, Putin afirmó que “ha pasado todos los controles necesarios” e incluso reveló que una de sus hijas participó en el experimento con la administración de dos inyecciones y que estaba bien. Según AP, el mandatario agregó que espera que la vacuna comience su producción en masa muy pronto. 

La vacuna, desarrollada por el Instituto Gamaleya en Moscú, ha levantado las sospechas y preocupaciones dentro de la comunidad científica debido a que, aparentemente, no fue sometida a ensayos de Fase 3 que se consideran esenciales para garantizar su seguridad, como explican en Business Insider.

Una serie de informes habían revelado que los científicos del Instituto Gamaleya se inyectaron el prototipo y aceleraron muchas de las pruebas con tal de apresurar su desarrollo. Incluso la Asociación de Organizaciones de Investigación Clínica de Rusia tachó como una “cruda violación de los fundamentos mismos de la investigación clínica” el haberse inyectado ellos mismos la vacuna, de acuerdo con AP.

Los ensayos de Fase 3 comenzarán después de que la vacuna reciba la aprobación regulatoria. La inyección será voluntaria y se espera que su producción a gran escala comience en septiembre y que para octubre la vacunación masiva haya comenzado.