El Parlamento británico niega la posibilidad de la “sensibilidad animal”, es decir, que puedan sentir dolor o tener sentimientos.

El Parlamento del Reino Unido se encuentra viviendo una nueva polémica por aprobar una ley considerada anti-animal. Se trata de un proyecto de ley que se discutió como parte del reordenamiento legislativo derivado del “Brexit”, la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE). Mientras el Reino Unido formaba parte de la UE tenía la obligación de aceptar una cláusula a favor de la “sensibilidad animal”, es decir, la admisión de que los animales sienten emociones y dolor. Pero en la más reciente reunión parlamentaria, los diputados británicos aprobaron las leyes de la UE que seguirán aceptando, dejando fuera del proyecto de ley a la sensibilidad animal.

La medida ha sido criticada por activistas por los derechos de los animales, debido a que no aceptar la sensibilidad animal es igual a afirmar que los animales no sienten emociones, ni dolor. Los animalistas también afirman que la aprobación de esta ley va en contra de la promesa de Michael Gove, secretario de Medio Ambiente, quien había declarado que el Brexit priorizaría los derechos de los animales.

Los miembros del parlamento sostienen que decidieron eliminar la sensibilidad animal porque los animales ya están protegidos en la Ley de Bienestar Animal del 2006, pero los activistas sostienen que esa ley sólo protege a los animales domésticos.

“Es impactante que los diputados no hayan dado el visto bueno para incorporar la sensibilidad animal a la ley británica posterior al Brexit. En la UE, sabemos que el reconocimiento de los animales como seres sensibles ha sido eficaz para mejorar su bienestar en toda la región. Además, la Ley de bienestar animal del 2006 no incluye la sensibilidad o la cobertura de todos los animales”, indicó David Bowles, portavoz de la Royal Society for the Prevention of Cruelty to Animals.

No sólo los activistas de los derechos de los animales se han manifestado en contra de la decisión de los parlamentarios, también la opinión pública está tachándolos de insensibles. En sus redes sociales el fotógrafo Richard Bowler, experto en fotografías de vida silvestre, publicó varias imágenes que muestran reacciones de animales, intentando mostrar que sí sienten emociones.

“Así que los diputados han votado y, según su sabiduría, los animales no pueden sentir dolor o emociones. Es realmente increíble creer que en estos tiempos, un gobierno no reconozca a los animales como seres sensibles. Ninguno de ellos podría haber tenido una mascota, saludarlos cuando vuelves a casa. Y no son solo los animales domésticos los que muestran amor y afecto. La fotografía muestra a la zorra Rosie y cómo me saluda cada vez que la visito. La ciencia ha mostrado cada vez más la inteligencia y emociones animales y, sin embargo, nuestro gobierno una vez más lo ha ignorado. Solo puede haber una razón para negar el estado de conciencia animal, y esa es para explotarlos.”

Por su parte, el famoso y polémico científico Richard Dawkins lanzó una serie de tuits criticando a los miembros del parlamento.

“¿Los ‘Animales’ no sienten dolor o emociones? ¿’Animales’? No somos plantas, ni hongos o bacterias, eso nos convierte en animales. ¿Hasta qué punto en nuestra evolución piensan que fuimos capaces de sentir dolor o emociones? ¿Australopithecus? ¿Homo habilis? ¿Homo erectus.”

Dawkins puso el dedo en la llaga, al afirmar que “el hecho de que muchos políticos no parezcan ser capaces de sentir emociones, no significa que los animales no puedan”. La enorme polémica hace pensar que el Parlamento británico tendrá que recular, pero, como señala Dawkins, parece que muchos políticos son insensibles, así que no es seguro que eso ocurra.

fuente Independent

temas