Hasta el momento, los británicos han pagado casi 6 millones de libras por la vigilancia que se hace diariamente en la embajada de Ecuador. Los tres policías apostados ahí tienen órdenes de arrestar a Julian Assange en cuanto ponga un pie en la calle, situación que no parece posible en un futuro cercano.

Cerca de 11 mil libras diarias es lo que gasta la Policía Metropolitana de Londres en la vigilancia del hacker y activista Julian Assange, que en 2010 filtró documentos clasificados del gobierno de Estados Unidos. Ese mismo año, Assange fue acusado de abusar sexualmente de dos mujeres en Estocolmo, por lo que el gobierno de Suecia solicitó a Reino Unido que lo arrestará para llevarlo a juicio en su país. Temeroso de ser extraditado a EEUU, el fundador de WikiLeaks buscó asilo político en la embajada de Ecuador.

A partir de entonces, Assange vive en un cuarto de 4.5 por 4 metros con una cama y un escritorio. No ha salido en todo este tiempo. Mientras tanto tres elementos de la policía londinense se encuentran afuera de la embajada en constante vigilancia. Incluso interrogan a todos los visitantes con el objeto de asegurarse de que Assange no salga disfrazado. Sin lugar a dudas, el activista tendría que demostrar su inocencia en los que cargos que se le imputan, pero no deja de extrañar que un caso de tal naturaleza tenga tan obsesionada a la policía de la capital inglesa.

Julian-Assange-02

Jenny Jones, directora interina del Comité de Policía y Crimen en Londres calificó este gasto como “ridículo”. Cuando fue cuestionada respecto a los 6 millones de libras gastadas hasta el momento, respondió:

“Entiendo las ramificaciones legales de este caso, pero el hecho es que se trata de un completo sinsentido. Podría estar ahí por años. Lo que hizo con WikiLeaks fue extremadamente valioso, pero al mismo tiempo evadir la justicia no es correcto; pero, o bien alguien más corre con los gastos -como las autoridades suecas- o simplemente nos echamos para atrás y dejamos de vigilar la embajada”

La revelación de la cifra ha dejado atónito al público británico. Después de todo, el gasto ha sido sacado de sus impuestos para vigilar a un supuesto criminal buscado en Suecia y perseguido por los Estados Unidos.

vía Daily Mail

temas