Registran la explosión termonuclear más brillante en la constelación de Sagitario

Nunca se había registrado la explosión de una estrella tan brillante.
(Foto: NASA)

Hace muchos millones o, incluso, miles de millones de años, una estrella gigantesca en la constelación de Sagitario llamada J1808 se quedó sin combustible, colapso bajo su propio peso y explotó. Por supuesto, no se trata de ningún fenómeno extraño, estas explosiones son muy comunes en el universo, pero lo que si resulta impresionante es que según los astrónomos la estrella sigue explotando.

También te recomendamos: Científicos han calculado cuándo morirá nuestro Sol

El pasado 20 de agosto de 2019, un telescopio espacial de observación de estrellas de neutrones a bordo de la Estación Espacial Internacional (EEI) registró una explosión termonuclear en J1808 que destruyó todas las explosiones detectadas anteriormente e inundó nuestra galaxia con la luz más intensa que se ha detectado hasta ahora.

El breve estallido de luz de rayos X parpadeósólo 20 segundos, pero liberó más energía en ese tiempo que el sol de la Tierra en 10 días, según un comunicado de prensa oficial de la NASA. Fue el único destello de energía más brillante jamás registrado por el telescopio que se puso a funcionar en 2017.

De acuerdo con Peter Bult, astrofísico del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA y autor principal del estudio que salió publicado en The Astrophysical Jounarl Letters:

“Esta explosión fue sobresaliente. Vemos un cambio de dos pasos en el brillo, que creemos que es causado por la expulisón de capas separadas de la superficie de la estrella y otras características que nos ayudarán a decodificar la física de estos poderosos eventos”.

J1808 es un púlsar o una estrella de neutrones que gira extremadamente rápido y emite una potente radiación electromagnética desde sus dos polos. Las estrellas como esta giran tan rápido (J1808 completa unas 400 rotaciones por segundo) que los rayos de energía en sus polos parecen pulsar como luces estroboscópicas cada vez que apuntan hacia la Tierra.

La explosión masiva observada el 20 de agosto parece ser el resultado de una relación larga y unilateral entre J1808 y su compañero marrón, según los investigadores. La estrella de neutrones parece haber absorbido tanto hidrógeno de su vecina en los últimos años que el gas se convirtió en un “mar” supercaliente y superdenso que comenzó a caer hacia adentro y cubrió la superficie de la estrella.

El calor de la estrella calentó tanto a este mar que comenzó a producirse una reacción nuclear que hizo que los núcleos de hidrógeno se fusionaran en núcleos de helio. Con el tiempo, este helio recién formado creó una segunda capa de gas alrededor de la superficie de la estrella que abarcó varios metros de profundidad. Posteriormente, cuando la capa de hielo tuvo pocos metros de profundidad y las condiciones permitieron que los núcleos de helio se fusionaran en carbono se produjo una erupción explosiva que desató una bola de fuego termonuclear en toda la superficie del púlsar.

Esta interpretación de la explosión se ajusta a las observaciones de la ISS, pero deja fuera un detalle importante. Después de los primeros dos picos en la energía de rayos X, el púlsar lanzó una tercera explosión ligeramente más tenue que fue aproximadamente un 20% más brillante que el parpadeo normal de la estrella. Los investigadores dijeron que no está claro qué tipo de mecanismo desencadenó esta explosión final de energía.

Sorprendente, ¿no es cierto?