El descubrimiento científico más importante en muchos años fue anunciado el día de ayer. Este importante aporte a la comunidad científica comprobaría, entre otras cosas, la Teoría de la Relatividad de Einstein.

La idea de las ondas gravitacionales que se fueron expandiendo dando forma al Universo fue teorizada por Albert Einstein en 1915, como parte de su Teoría de la Relatividad. La teoría de Einstein afirmaba que el espacio es como una sábana, con las estrellas y los planetas doblándola, haciendo que se curve en lugar de permanecer plana. Esas curvaturas del espacio, las ondas gravitacionales, se propagan como las ondas en el agua, viajando suavemente por el cosmos.

Hasta ahora el gran punto flaco de esta teoría era el fracaso absoluto en encontrar evidencia de la existencia de las ondas gravitacionales. Finalmente, este lunes un grupo de científicos anunció que descubrió la prueba de la existencia de las ondas gravitacionales.

El hallazgo fue realizado por astrónomos de la Universidad de Harvard, quienes informaron el día de ayer el descubrimiento de ondulaciones en la trama del espacio-tiempo, mismos que son ecos de la expansión masiva del Universo que tuvo lugar justo después del llamado Big Bang, con lo que además, se comprobaría que el origen del universo tal y como lo conocemos fue producto de la gran explosión.

BICEP2
BICEP2, el telescopio que logró realizar el descubrimiento

John Kovac, del Centro de Astrofísica de Harvard-Smithsonian, quien dirigió la investigación, declaró:

“La detección de esta señal es una de los logros más importantes de la cosmología actual.”

Las ondas gravitacionales habían sido buscadas durante años, pero al ser muy débiles y viajar a la velocidad de la luz las hacia extremadamente evasivas. El descubrimiento fue realizado gracias al telescopio de radio BICEP2 (Background Imaging of Cosmic Extragalactic Polarization). El instrumento astronómico, que se encuentra en el Polo Sur, se utiliza normalmente para analizar el fondo cósmico de microondas, es decir, la radiación extremadamente débil que se encuentra en el Universo.

Jamie Bock, profesor de física en el Instituto de Tecnología de California y co-director del estudio, indicó:

“Las implicaciones de esta detección hace tambalear la mente. Estamos midiendo una señal que viene de la noche de los tiempos.”

Los investigadores de Harvard describieron las ondulaciones gravitacionales como suaves ondas de luz que escaparon del Big Bang. A pesar de que el anuncio tiene solo unas cuantas horas, la comunidad científica mundial ya compara el hallazgo con el descubrimiento del bosón de Higgs e incluso algunos sectores piden el premio Nobel para los responsables del descubrimiento.

vía The New York Times

fuente CFA Harvard-Smithsonian

temas